Publicado el Deja un comentario

Cowspiracy: El Secreto de la Sostenibilidad

Las organizaciones ecologistas más importantes a nivel mundial están fracasando al encarar la fuerza destructiva más grande a la que se enfrenta hoy nuestro planeta. El documental sigue el estremecedor viaje, no exento de humor, de un esperanzado ecologista en su atrevida búsqueda de una auténtica solución para los problemas medioambientales más urgentes y del verdadero camino a la sostenibilidad.

Cowspiracy: The Sustainability Secret es un documental del 2014, producido y dirigido por Kip Andersen y Keegan Kuhr. El documental explora el impacto de la ganadería en el medio ambiente e investiga las políticas de diferentes organizaciones ambientales al respecto. Dentro de las organizaciones investigadas en el documental se encuentran Greenpeace, Sierra Club, Surfrider Foundation, and Rainforest Action Network.

El avance:

Se puede ver completo en Netfix

www.cowspiracy.com

Publicado el Deja un comentario

Investigación médica: Houston, tenemos un problema

¿Porqué no quieren que lo veas?

Porque en este documental expertos y líderes de opinión de todo el mundo aportan datos tan contundes como escalofriantes sobre el perverso modelo de investigación médica. Porque la verdad incomoda a los que tratan de ocultarla. Porque la información es poder y porque cuantos más sepamos lo que está pasando, más podremos hacer por cambiar la situación.

Una vez más, cuanto más sanos seamos más lejos de este mundillo corrupto estaremos.

Fuente: www.eldocumentalquenoquierenqueveas.com

Publicado el Deja un comentario

¡Disfruten de la Comida!

Llenar nuestra mesa de comida tiene un importante coste medio ambiental. La deforestación de la selva para cultivar soja en Brasil o la destrucción de las tres cuartas partes de los manglares del mundo para construir criaderos de gambas plantean la reflexión de un consumo y producción responsable de los alimentos.

Fuentes: http://miradocumentales.com/5818/disfruten-de-la-comida
http://www.adirector.eu/films/enjoy-your-meal.html

Publicado el Deja un comentario

Salvemos a los Humanos

(Columna escrita por Moby) Hace algunos años hablaba con Al Gore (así es, lo nombré). Le hice una pregunta muy simple y mordaz: “El sector de ganadería contribuye en un 18% a los gases que causan el cambio climático. ¿Por qué no mencionó esto en su libro o película?”.

Su respuesta fue desconcertantemente honesta. Y lo estoy parafraseando pero dijo algo como: “Para la mayoría de las personas, el rol de la ganadería en el cambio climático es una verdad demasiado incómoda”. Nos gustan los productos animales. Bueno, a ti te gustan. Yo he sido vegano por 28 años, así que siendo honesto, ni siquiera recuerdo a qué sabe la carne.

Pero colectivamente, como especie, parece gustarnos los productos animales. Muchísimo. Consideren lo siguiente: Cada año, en Estados Unidos se crían y matan alrededor de 10 billones de animales de ganado. Globalmente, estamos criando y asesinando 56 billones de animales de ganadería al año. Si suman correctamente, eso significa que estamos matando a 1.776 animales cada segundo de cada día para obtener comida. Y eso es sin contar los peces y otros mariscos. Pero a pesar de que soy vegano por razones éticas, no quiero escribir sobre las éticas de la ganadería. Quiero escribir sobre las formas en la cual la ganadería está matándonos y arruinando nuestro planeta.

bife

Lo sé. Esto suena como una hipérbole de un partido de izquierda. “¡Está matando a nuestro planeta!” Pero a veces una hipérbole no lo es realmente. A veces una hipérbole es simplemente una verdad tan clara como el día. Comenzaré por el cambio climático. La ONU emitió un conservativo informe en el cual reportaron que el sector ganadero causa alrededor del 18% de las actuales emisiones de gases de invernadero.

Para ponerlo en perspectiva: la ganadería es responsable de producir más gases de cambio climático que cada auto, bote, bus, camión, motocicleta y avión en el planeta. Combinados. Pero nos gustan los animales –o al menos criarlos y comerlos–. Por lo que aceptamos ese intercambio: productos animales por el cambio climático. El clima es complicado. Y el cambio climático es complicado. Pero el rol de la ganadería en el cambio climático no lo es.

¿Y qué sucede con la hambruna? Hay más de 7.000.000.000 personas en el planeta y muchos de ellos están muy, muy hambrientos. Articulo tras artículo y libro tras libro se hace la misma pregunta: “¿Cómo hará el planeta para alimentar a 7 u 8 o 9 o 10 billones de personas?” Las discusiones se vuelcan hacia los fertilizantes y organismos genéticamente modificados (OGMs) y a tierras cultivables. Pero aquí les presento una idea dolorosamente simple: dejemos de darle comida humana al ganado.

Se necesitan alrededor de 6 kilos de granos para hacer medio kilo de carne –el cual podría alimentar a un par de personas por un par de horas–. Haciendo la comparación, 5 kilos de granos usados para alimentar a humanos directamente puede alimentar a 13 personas por gran parte del día. Desde un punto de vista global no tenemos un problema de hambruna; tenemos un problema de ganado. Alimentar animales y luego comerlos es como calentar tu casa en invierno quemando madera en el patio.

ganaderia

Hablando de inviernos: hace algunos años, cansado de los fríos inviernos de Nueva York, me fui a vivir a California. El año pasado en Los Ángeles tuvimos cerca de 362 soleados y hermosos días. Había 26º en Navidad y no había una sola nube en el cielo. Lo cual es genial, solo que California y la mayoría del Oeste hoy viven una de las peores sequías registradas en la historia.

A los californianos se nos ha pedido tomar duchas más cortas y usar menos agua en nuestros jardines. Ambas son buenas ideas. Pero pongámoslo en perspectiva: una ducha larga usa cerca de 150 litros de agua. ¿Cuánto usa el crear una hamburguesa de 150 gramos? Unos 15.000 a 68.000 litros de agua.

Más del 90% del agua en California es usada en el área agropecuaria. Una parte de ella es muy responsable con el uso del agua. Por ejemplo, se necesitan cerca de 817 litros de agua para producir medio kilo de soya. Pero también hay una parte que ocupa el agua de una forma notoriamente intensiva –incluyendo la agricultura de arroz y algodón, pero especialmente el sector ganadero–. Cada kilo de pollo necesita de 1900 litros de agua, y el cerdo necesita 2.180 litros.

En lo personal, me gustaría hacer un trato con California. Tomaré duchas mucho más cortas si deja de subsidiar el uso del agua para la ganadería. Si simplemente pasara rápidamente por la ducha, no creo que usaría ni 18 litros de agua por ducha. Y luego de 132 duchas, habría usado la misma cantidad de agua que se necesita para hacer medio kilo de carne.

Entonces, ya hemos establecido que un estimado de 56.000.000.000 animales de ganadería en el planeta usan mucha agua y granos para crear mucho metano y dióxido de carbono. Pero esos billones de animales también producen desperdicios. Del tipo realmente asqueroso, no solo los gases de calentamiento climático invisibles.

vacas

Pongamos eso en perspectiva también: las amables personas de Filadelfia son responsables de aproximadamente 1.000.000 toneladas de orina y heces anualmente. Y tan solo una gran granja de cerdos produce cerca de 1.600.000 toneladas de orina y heces al año. Una gran granja de cerdos produce anualmente unas 600.000 toneladas más de orina y heces que la ciudad de Filadelfia.

Nuestros lagos y ríos se ensucian cada vez más con la proliferación de algas. Las aguas subterráneas están siendo contaminadas. Y el principal culpable es el ganado. Los 56 billones de animales de ganado que habitan el planeta producen toneladas y toneladas de heces y orina anualmente – tres veces más que lo que producen los humanos–.

Y en adición a la contaminación de nuestro suministro de agua, también está contaminando nuestros hogares. Una investigación de la Universidad de Arizona encontró más heces residuales y desperdicios en la cocina de un omnívoro promedio que en los basureros de sus baños. Esto debido principalmente a la carne que llevan a sus casas.

Los animales viven en sus propias heces y orina y cuando los matan y empaquetan, traen consigo sus heces y orina. A tu hogar. También traen pesticidas, antibióticos, hormonas de crecimiento, colesterol y grasas saturadas.

Con esto en mente: los estudios sugieren que si todos dejáramos de alimentarnos con animales y con productos derivados de animales mañana mismo, veríamos una caída significativa en los niveles de obesidad, enfermedades cardiacas, diabetes y algunos cánceres. No tenemos una epidemia sanitaria mundial; tenemos una epidemia de ganadería a nivel mundial. Una parte muy grande del presupuesto de salud del mundo occidental está dedicado a curar enfermedades que son consecuencias directas del consumo de productos animales.

Y no soplaré muy fuerte del cuerno con el que invoco a otros veganos, pero ellos tienen tasas considerablemente más bajas de obesidad, diabetes y algunos cánceres. Cuando le hablo a las personas del área ganadera y de comer carne, muchos me dicen: “Pero la carne es más económica”. Y lo es. Pero solo porque está fuertemente subsidiada por nuestros impuestos. En los Estados Unidos gastamos billones de dólares anuales en subsidios directos e indirectos a las industrias de carne y leche. Esos billones de dólares provienen de los impuestos que pagamos y están subsidiando a un producto que arruina al medioambiente y daña nuestra salud.

moby

Subsidiamos los granos con los que alimentan al ganado. Subsidiamos el agua que se usa para la producción ganadera. Nosotros, los que pagamos nuestros impuestos, subsidiamos al sector ganadero. ¿Y qué obtenemos a cambio? Gases de cambio climático. Y trillones de kilos de desperdicio animal que contamina nuestros lagos y ríos y reservas naturales. Obtenemos un producto que causa cáncer, diabetes, enfermedades cardiacas y obesidad.

Y, dejando lo mejor para el final, también terminamos con enfermedades zoonóticas. “Zoonótica” es una palabra divertida y que suena elegante. Suena como si se refiriera a una parte muy erudita de un zoológico, en la cual los animales leen libros y viven en botes. Pero las enfermedades zoonóticas no son ni divertidas ni elegantes. Puede que algunas de ellas te suenen conocidas: E.coli, Salmonella, Síndrome Respiratorio Agudo (SARS), Gripe Aviar, Ébola, e incluso algunas muy familiares como la viruela y el resfrío común. Las enfermedades zoonóticas vienen de los animales, y en muchos casos, de la ganadería.

Afortunadamente, hasta ahora hemos podido tratar la mayoría de las enfermedades zoonóticas con antibióticos. Pero el problema es el siguiente: los animales en las granjas ganaderas están tan enfermos y tan malas condiciones, que lo único que evita que mueran antes de ser llevadas al matadero son los antibióticos. Se les da cantidades obscenas de antibióticos mientras viven y ellos están luego en su leche, huevos y carne.

Cuando comes un animal, comes su grasa y músculos pero también todos los antibióticos que se le han dado a ese animal durante su vida. El doble golpe de las enfermedades zoonóticas es causado por la ganadería: los animales son la fuente de las enfermedades zoonóticas, pero también son la fuente de la resistencia a los antibióticos. Y por eso es que las enfermedades zoonóticas pueden matarnos, especialmente debido a que la ganadería ha creado super-bacterias que no responden a los antibióticos convencionales.

Ese es el entretenido mundo de la ganadería. Un resumen simple:

Ganadería:

Usa toneladas de granos que podrían usarse para alimentar a personas en forma directa. Usa toneladas de agua fresca que podría usarse para cultivar alimentos saludables. Produce toneladas de orina y heces que arruinan nuestros lagos, ríos y agua potable. Es responsable de aproximadamente el 18% de las emisiones de gases invernadero. Contribuye a la obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer. Causa enfermedades zoonóticas epidémicas. Contribuye a la creación de super-bacterias resistentes a los antibióticos. Y es fuertemente subsidiada por nuestros impuestos.

Como especie, nos vemos cara a cara con problemas complicados y que aparentemente no tienen solución. Y además nos enfrentamos a la ganadería. Así que en vez de enfocarnos en los problemas duros y que aparentemente no pueden ser solucionados (como el curar la calvicie) simplemente enfoquémonos en algo fácil y con un beneficio fenomenal: poner fin a la ganadería.

Todo lo que debemos hacer es dejar de subsidiarla y dejar de comprar productos animales. Simple. Y los gases de cambio climático se reducen en un 18%. La hambruna podría terminar. El agua fresca podría volverse limpia y más abundante. Podrían disminuir las muertes por cánceres y enfermedades cardiacas y diabetes y obesidad. Así como también las enfermedades zoonóticas.

Realmente es así de fácil. Hemos logrado superar cosas difíciles en el pasado. Hemos terminado con la esclavitud. Les hemos extendido a todos el derecho a voto. Hemos aprobado leyes que prohíben que los niños trabajen en fábricas. Avanzamos hacia una época en la que el fumar cigarros se verá como una memoria viciada y distante.

Podemos lograrlo. Tenemos que lograrlo. Nuestra dependencia en la ganadería es lo que, literalmente, nos está matando y arruinando el clima de nuestro planeta. Terminaré citando a Albert Einstein:

“Nada beneficiará tanto la salud humana e incrementará las posibilidades de supervivencia de la vida sobre la Tierra, como la evolución hacia una dieta vegetariana”. -Albert Einstein

Autor: Moby / Fuente: www.upsocl.com

Publicado el Deja un comentario

Síntomas que sugieren una tiroides lenta

La mayoría de las personas saben que su tiroides es importante para controlar su metabolismo y el peso corporal. Pero ¿sabía usted que la depresión, enfermedades del corazón, fatiga crónica, fibromialgia, síndrome premenstrual, síntomas de la menopausia, dolores musculares y articulares, síndrome del intestino irritable o la enfermedad autoinmune en realidad podrían indicar un problema con la tiroides?

Los signos clásicos de una glándula tiroides inactiva incluyen aumento de peso, letargo, mala calidad del cabello y de las uñas, pérdida de cabello, piel seca, fatiga, manos y pies fríos, y estreñimiento – y estos síntomas son bien conocidos.

Sin embargo, algunas de las condiciones que posiblemente no se relacionen con la tiroides incluyen:

  • Colesterol alto
  • Menstruación irregular
  • Libido baja
  • Esterilidad
  • Enfermedad de las encías
  • Retención de líquidos
  • Enfermedades de la piel como el acné y eczema
  • Problemas de memoria
  • Pobre resistencia

Y de hecho, existen muchas más condiciones que pueden asociarse con la función tiroidea lenta. Su tiroides juega un papel en casi todos los procesos fisiológicos. Cuando está fuera de equilibrio, también usted lo está. Por esta razón es que es importante entender cómo funciona su glándula tiroidea y lo que puede causar que este fuera de control.

Lo triste de todo esto es que la mitad de todas las personas con hipotiroidismo nunca son diagnosticadas. Y de los que son diagnosticados, muchos no son adecuadamente tratados, lo que resulta en la recuperación parcial en el mejor de los casos.

Hipotiroidismo: la epidemia oculta

Hipotiroidismo simplemente significa que usted tiene una tiroides inactiva o poco activa, que produce menos de la cantidad adecuada de hormona tiroidea.

El hipotiroidismo «Subclínico» significa que usted no tiene síntomas obvios y los resultados de las pruebas de laboratorio son ligeramente anormales. Me gustaría comentar estas pruebas a medida que vamos avanzando, ya que son una fuente de gran confusión para los pacientes, así como para muchos profesionales de la salud.

Los problemas de tiroides, lamentablemente se han vuelto bastante comunes.

Los mismos factores de estilo de vida que contribuyen a las altas tasas de obesidad, cáncer y diabetes están causando estragos en su tiroides… ellos son: el azúcar, los alimentos procesados, el estrés, las toxinas ambientales y la falta de ejercicio, todos ellos son contribuidores pesados.

Más del 10 por ciento de la población general en los Estados Unidos, y 20 por ciento de las mujeres mayores de 60, tienen hipotiroidismo subclínico. Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje de estas personas están siendo tratadas1

¿A qué se debe eso?

Mucho de esto tiene que ver con la mala interpretación y falta de entendimiento de las pruebas de laboratorio, en particular la TSH (hormona estimulante de la tiroides). La mayoría de los médicos creen que si el valor de TSH se encuentra dentro del rango de «normal», su tiroides está bien. Pero cada vez hay más médicos y personas descubriendo que el valor de TSH es extremadamente poco fiable para el diagnóstico de hipotiroidismo.

Y el rango de un TSH «normal» sigue cambiando.

En un esfuerzo por mejorar el diagnóstico de la enfermedad de la tiroides, en el 2003 la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE por sus siglas en ingles) revisó el rango «normal» TSH como 0.3 a 3.042.  La gama anterior se definió como 0.5 y 5.0, lo que levanto sospechas en los casos más notorios de hipotiroidismo.

Sin embargo, la nueva gama todavía no es del todo fiable como único indicador de una glándula tiroides lenta. Simplemente no se puede identificar un valor de TSH «normal» en todas las personas, independientemente de su edad, salud u otros factores.

Habiendo dicho eso, aunque la mayoría de los médicos que siguen cuidadosamente esta condición, reconocer que cualquier valor de TSH mayor de 1.5 podría ser un fuerte indicio de que el hipotiroidismo está presente.

Su valor de TSH es sólo parte de la historia, y sus síntomas, hallazgos físicos, su genética, el estilo de vida y antecedentes de salud también son consideraciones importantes. Solamente cuando los médicos aprendan a tratar al paciente y no a la prueba del laboratorio, entonces empezaran a hacer progresos contra la enfermedad de la tiroides.

El primer paso es entender el funcionamiento de la tiroides

La glándula tiroidea se encuentra en la parte frontal del cuello y es parte de su sistema endocrino o sistema hormonal. Produce las principales hormonas del metabolismo que controlan cada función en el cuerpo3.  Las hormonas tiroideas interactúan con todas sus otras hormonas como la insulina, el cortisol y las hormonas sexuales como el estrógeno, la progesterona y la testosterona.

El hecho de que estas hormonas estén unidas entre sí y en constante comunicación explica por qué una tiroides infeliz está asociada con tantos síntomas y enfermedades generalizados.

Esta pequeña glándula tiroidea produce dos hormonas principales: la T4 y T3. Alrededor del 90 por ciento de la hormona producida por la glándula está en la forma T4, la forma inactiva. El hígado convierte este T4 en T3, la forma activa, con la ayuda de una enzima.

La tiroides también produce T2, otra hormona, que actualmente es el componente menos comprendido de la función tiroidea y el tema de muchos estudios en curso.

Las hormonas tiroideas trabajan en un circuito de retroalimentación con su cerebro – especialmente su hipófisis y el hipotálamo – para la regular la liberación de la hormona tiroidea. Su pituitaria produce la hormona liberadora de tiroides (TRH por sus siglas en ingles), y su hipotálamo hace TSH. Si todo funciona correctamente, usted producirá lo necesario y usted tendrá las cantidades adecuadas de T3 y T4.

Estas dos hormonas – T3 y T4 – son las que controlan el metabolismo de todas las células de su cuerpo. Pero su delicado equilibrio puede verse alterado por desequilibrios nutricionales, toxinas, alergenos, infecciones y el estrés.

Si el T3 es inadecuado, ya sea por la producción insuficiente o no convertir correctamente la T4, el sistema entero sufre.

Puede darse cuenta como la T3 es muy importante ya que es quien le indica al núcleo de las células enviar mensajes a su ADN para poner en marcha el metabolismo para la quema de grasa. Por esa razón es que la T3 disminuye los niveles de colesterol, el pelo vuelve a crecer, y le ayuda a mantenerte delgado.

Cómo saber si usted es hipotiroideo

La identificación de hipotiroidismo y su causa es un asunto complicado. Muchos de los síntomas se superponen con otros trastornos, y muchos son vagos. Los médicos a menudo omiten un problema de tiroides, ya que se basan en solo unas pocas pruebas tradicionales, por lo que no se detectan otras pistas del problema.

Pero usted puede proporcionar las pistas que faltan.

Entre más cuidadosamente identifique sus propios síntomas y factores de riesgo y presente la imagen completa a su médico de una manera organizada, más fácil será que su médico le ayude.

A veces las personas con hipotiroidismo tienen fatiga o lentitud significativa, especialmente en la mañana. Usted puede tener ronquera sin ninguna razón aparente. A menudo, las personas con hipotiroidismo tardan mucho en calentarse, incluso en una sauna, y no sudan con el ejercicio ligero. Bajo estado de ánimo y depresión son síntomas comunes.

Un intestino lento y estreñimiento son pistas importantes, especialmente si usted toma suficiente agua y fibra.

¿Tiene la parte superior externa de las cejas delgadas o le hacen faltan? Esto es a veces una indicación de tiroides baja. Las infecciones crónicas recurrentes también son vistas, ya que la función tiroidea es importante para el sistema inmunológico.

Otro signo revelador del hipotiroidismo es una baja temperatura corporal basal (BBT por sus siglas en ingles), menos de 97.6 grados F4, un promedio durante un mínimo de 3 días. Lo mejor es obtener un termómetro BBT para evaluar esto.

¿Qué hay de su historial familiar? ¿Tiene parientes cercanos con problemas de tiroides?

Algunos de los antecedentes familiares que sugieren que podrían tener un mayor riesgo de hipotiroidismo incluyen:

  • Tiroides de alta o baja función
  • Bocio
  • Cabello gris prematuramente
  • er zurdo
  • Diabetes
  • Enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus, sarcoidosis, síndrome de Sjogren, etc)
  • Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa
  • Esclerosis múltiple (MS por sus siglas en ingles)
  • Niveles elevados de colesterol

Puede ser útil tomar un examen de tiroides en línea, como una forma de empezar. Mary Shomon tiene una buena. Algunos de los síntomas clásicos fueron mencionados anteriormente, pero hay muchos más – demasiados para enumerarlos aquí.

Si usted sospecha que puede tener hipotiroidismo, debe consultar con un profesional de salud que pueda evaluar esto, incluyendo la solicitud para realizarse las pruebas básicas de laboratorio sobre la función tiroidea.

Prueba de laboratorio

A pesar de que las pruebas de laboratorio no son el fin de todo para diagnosticar un problema de tiroides, son una parte valiosa del proceso de diagnóstico general. La clave es identificar todos los síntomas.

Nuevos estudios sugieren una alta incidencia de hipotiroidismo en los occidentales. Muchos casos son subclínicos, e incluso «sublaboratory», los cuales no muestran en absoluto mediciones de laboratorio estándar.

La coexistencia de hipotiroidismo subclínico, a menudo desencadena o agrava otras enfermedades crónicas, como las enfermedades autoinmunes, por lo que la tiroides debe ser tratada con cualquier enfermedad crónica.

Muchos médicos realizaran solo una – un nivel de TSH. Esta es una prueba muy insuficiente y carece de sentido relativamente por sí mismo, así como una pérdida de su dinero. Sería como decir que el agua es limpia solo porque tiene buen sabor.

Recomiendo el siguiente panel de pruebas de laboratorio, si usted desea obtener la mejor imagen de lo que su tiroides está haciendo:

  • TSH – la versión de alta sensibilidad. Esta es la mejor prueba. Pero tenga cuidado ya que la mayoría de todos los rangos «normales» son simplemente erróneos. El nivel ideal para TSH está entre 1 y 1.5 mUI / L (mili-unidades internacionales por litro)
  • T4 libre y T3 libre. El nivel normal de T4 libre se sitúa entre 0.9 y 1.8 ng/dl (nano gramos por decilitro). T3 debe estar entre los 240 y 450 pg/dl (pico gramos por decilitro).
  • Anticuerpos tiroideos, incluyendo anticuerpos tiroideos peroxidasa y anticuerpos anti-tiroglobulina. Esta medida ayuda a determinar si su cuerpo esta atando su tiroides, reaccionando a sus propios tejidos (es decir, reacciones autoinmunes). Los médicos casi siempre omiten esta prueba.
  • Para los casos más difíciles TRH (liberación de la hormona tiroidea) puede medirse utilizando la prueba de estimulación con TRH. TRH ayuda a identificar hipotiroidismo, que es causada por la insuficiencia de la glándula pituitaria.

Otras pruebas que pueden ser indicadas en los casos más complejos son una gammagrafía tiroidea, aspiración con aguja fina y la ecografía tiroidea. Pero estas son pruebas especializadas que su médico usará sólo en un número reducido de casos, en situaciones especiales.

Incluso si todas las pruebas de laboratorio son «normales», si usted tiene múltiples síntomas de tiroides, usted aun puede tener hipotiroidismo subclínico.

Como mantener una tiroides saludable en un mundo tóxico

Ahora que usted ya ha entendido la importancia de su tiroides y cómo funciona, vamos a echar un vistazo a los factores que fácilmente puede causar problemas con su glándula tiroidea.

Alimentación

Sus opciones de estilo de vida determinan–en gran medida-la forma como su tiroides funciona.

Si usted sigue mi plan para comer según su tipo nutricional5, con mi plan de nutrición su metabolismo será más eficiente, y su tiroides tendrá un tiempo más fácil para mantener todo bajo control. Comer según su tipo nutricional normalizará el azúcar en la sangre y los niveles de lípidos y mejorara su sistema inmunológico, ya que su tiroides tendrá menos obstáculos que superar.

Eliminar la comida chatarra, alimentos procesados, edulcorantes artificiales, grasas trans, y cualquier cosa con los componentes químicos. Coma los alimentos enteros, sin procesar, y elija orgánicos como sea posible.

Gluten y otras sensibilidades alimenticias

La sensibilidad al gluten y a los alimentos6 son una de las causas más comunes de la disfunción de la tiroides debido a que causan inflamación.

El gluten provoca respuestas autoinmunes en muchas personas y puede ser responsable por la tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad tiroidea autoinmune común. Aproximadamente el 30 por ciento de las personas con tiroiditis de Hashimoto tiene una reacción autoinmune al gluten, y por lo general pasa desapercibida.

Esto funciona así, el gluten puede hacer que su sistema digestivo funcione mal, por lo que los alimentos que comemos no son completamente digeridos (Síndrome del Intestino Permeable7 ). Estas partículas de alimentos puede ser absorbido por el torrente sanguíneo, donde su cuerpo los identifica erróneamente como antígenos – sustancias que no deberían estar allí – nuestro cuerpo produce anticuerpos contra ellas.

Estos antígenos son similares a las moléculas en su glándula tiroidea. Así que su cuerpo accidentalmente ataca su tiroides. Esto se conoce como una reacción autoinmune o en la cual se ataca el mismo.

Se pueden hacer pruebas para el gluten y otras sensibilidades alimentarias, lo que implica medir los anticuerpos IgG e IgA8.

Soya

Otro alimento que es malo para la tiroides es la soya9. La soya NO es el alimento natural que las empresas agrícolas y alimentarias nos hicieron creer.

La soya es rica en isoflavonas (o bociógenos), que son perjudiciales para la glándula tiroidea. Miles de estudios ahora vincular los alimentos de soya con la malnutrición, el estrés digestivo, debilidad del sistema inmunológico, deterioro cognitivo, trastornos de la reproducción, infertilidad y una multitud de otros problemas – además de dañar su tiroides10.

Los productos de soya fermentada orgánica como natto, miso, tempeh, son los únicos productos de soya adecuados para el consumo. Los productos de soya no fermentada son los que no debería consumir.

Aceite de coco

El aceite de coco es uno de los mejores alimentos que puede comer para su tiroides11. El aceite de coco es una grasa saturada compuesta por triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en ingles), conocidos por aumentan el metabolismo y promover la pérdida de peso.

El aceite de coco es muy estable (su vida útil es de 3 a 5 años a temperatura ambiente), de modo que su cuerpo no es muy susceptible al estrés oxidativo en comparación con muchos otros aceites vegetales. Y le aceite de coco no interfiere con la conversión de T4 a T3, así como lo hacen otros aceites.

Yodo

El yodo es un componente clave para la hormona de tiroidea12. De hecho, los nombres de las diferentes formas de la hormona tiroidea, reflejan el número de moléculas de yodo unido – T4 tiene cuatro moléculas de yodo conectados, y T3 tiene tres – que muestra lo que una parte importante de yodo juega en bioquímica tiroidea.

Si usted no está recibiendo suficiente yodo en su alimentación (la mayoría de los estadounidenses no lo obtienen13), no importa qué tan saludable es su glándula tiroidea, ella, cuanta con la materia prima para producir suficiente hormona tiroidea.

Cloro, flúor y bromo son también culpables por la función tiroidea, y puesto que son haluros como el yodo, compiten por los receptores de yodo.

Si usted está expuesto a una gran cantidad de bromo, no almacenara el yodo que necesita. El bromo está presente en muchos lugares de su mundo cotidiano – plásticos, pesticidas, tratamientos de hidromasaje, retardadores de fuego, algunas harinas y productos de panadería, e incluso algunas sodas.

También asegúrese de que el agua que toma este filtrada. El fluoruro es particularmente nocivo para su glándula tiroides14. No todos los filtros de agua15 de eliminar el fluoruro, así que asegúrese de filtrarla.

El estrés y la función adrenal

El estrés es uno de los peores atacantes de la tiroides. Su función tiroidea está íntimamente ligada a su función suprarrenal, la cual es íntimamente afectada por la forma de controlar el estrés.

Muchos de nosotros estamos bajo estrés crónico, lo que resulta en un aumento de los niveles de adrenalina y cortisol, y el cortisol elevado tiene un impacto negativo sobre la función tiroidea. Los niveles de hormona tiroidea disminuyen durante el estrés, mientras que en realidad necesita más hormonas tiroideas durante momentos de estrés.

Cuando el estrés se vuelve crónico, el flujo de sustancias químicas de estrés (adrenalina y cortisol) producida por las glándulas suprarrenales, interfiere con las hormonas tiroideas y puede contribuir a la obesidad, presión arterial alta, colesterol alto, azúcar en la sangre inestable, y más.

Una respuesta al estrés prolongado puede llevar al agotamiento suprarrenal16 (también conocido como fatiga adrenal), que es a menudo descubierta junta con la enfermedad de la tiroides.

Las toxinas ambientales ponen tensión adicional en su cuerpo. Contaminantes tales como la petroquímica, organoclorados, pesticidas y aditivos alimentarios químicos afectan negativamente la función tiroidea.

Uno de las mejores desestresantes es el ejercicio, por esa razón es que es tan benéfico para la tiroides.

El ejercicio estimula directamente la glándula tiroidea para que secrete más hormona tiroidea. El ejercicio también aumenta la sensibilidad de todos los tejidos de la hormona tiroidea. Incluso se piensa que muchos de los beneficios del ejercicio son directamente derivados por una mejorada función tiroidea.

Incluso algo tan simple como caminar por 30 minutos es una gran forma de ejercicio, y todo lo que necesita es un buen par de zapatos para caminar. No se olvide de agregar el entrenamiento de resistencia a su rutina de ejercicios, ya que el aumento de su masa muscular ayuda a aumentar su tasa metabólica.

También asegúrese de dormir lo suficiente. El sueño inadecuado contribuye al estrés y evita que el cuerpo se regenere por completo.

Finalmente, una excelente manera de reducir el estrés es una herramienta psicología de energía, como la técnica Meridian tapping Technique (MTT por sus siglas en ingles). Cada vez son más las personas que están practicando MTT y experimentar resultados asombrosos17.

Opciones de tratamiento para una tiroides lenta

He aquí algunas sugerencias que pueden ser utilizadas para el apoyo general de la tiroides, así como el tratamiento de uno de bajo rendimiento:

  • Coma bastantes vegetales marinos como las algas, que son ricas en minerales y yodo (hijiki, wakame, arame, dulse, nori, kombu). Esta es probablemente la forma más ideal de la suplementación de yodo, ya que también están cargados con muchos otros nutrientes benéficos.
  • Coma nueces del Brasil, que son ricas en selenio.
  • Reciba suficiente luz solar para optimizar sus niveles de vitamina D, y si usted vive donde la luz solar es limitada, utilice los suplementos de vitamina D318.
  • Coma alimentos ricos en vitamina A, como diente de león, zanahoria, espinaca, col rizada, acelga, berza y ​​papa dulce.
  • Asegúrese de que usted está comiendo suficientes ácidos grasos omega-3.
  • Utilice en su cocina el aceite puro de coco orgánico- es ideal para frituras y saltear muchas diferentes carnes y verduras.
  • Filtre el agua potable y el agua de su baño.
  • Filtre el aire, ya que es una de las formas que recibe los contaminantes ambientales.
  • Utilice una sauna de infrarrojos para ayudar a combatir las infecciones y desintoxicar el cuerpo de los productos petroquímicos, metales, PCBs, pesticidas y mercurio.
  • Tomar Chlorella19 es otra ayuda para una excelente desintoxicación.
  • Muchas mujeres que sufren de desequilibrios hormonales reportan importantes beneficios de la hierba de América del Sur llamada maca.
  • Adopte medidas concretas para minimizar el estrés… la relajación, la meditación, los baños calientes, el EFT, lo que le funcione a usted.
  • Ejercicio, ejercicio, ejercicio

Reemplazo de la hormona tiroidea

Si sabe que su función tiroidea es pobre, a pesar de hacer los cambios de estilo de vida ya discutidos, entonces podría ser el momento de optar por la suplementación tiroidea.

Tomar hormona tiroidea debe realizarse sólo después de haber descartado otras condiciones que podrían estar causando la disfunción tiroidea como fatiga adrenal, gluten u otras alergias alimentarias, desequilibrio hormonal, etc. Siempre es mejor hacer funcionar nuevamente su tiroides con el tratamiento de la causa subyacente, en vez de tomar una fuente externa de hormona tiroidea.

Pero a veces la suplementación es necesaria.

El tratamiento farmacéutico convencional por lo general consiste en reemplazar sólo T4 en forma de Synthroid, Levoxyl, Levothyroid, Unithroid, y Levotiroxina, dejando que su cuerpo la convertía en T3.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que una combinación de T4 y T3 es a menudo más eficaz que la T4 sola. La conversión de T4 a T3 puede verse obstaculizada por deficiencias nutricionales como selenio bajo, ácidos grasos omega-3 inadecuados, zinc bajos, productos químicos del medio ambiente, o por el estrés.

Muchas veces, el tomar solo T4 obtendrá beneficios parciales.

Tomar T3 solo suele ser demasiado estimulante. El medicamento Cytomel es una forma de T3 que acciona muy rápido la cual puede causar palpitaciones, ansiedad, irritabilidad e insomnio. Nunca recomendaría este medicamento.

El mejor enfoque sin duda alguna es la terapia combinada de T4 y T3.

Los productos naturales para la tiroides, como ArmourThyroid20, son una combinación de T4, T3 y T2 hecho de tiroides porcina disecada, o seca. Armour Thyroid ha recibido una mala reputación en los últimos años, percibido por los médicos al ser inestable y poco fiable en términos de dosis. Sin embargo, muchas mejoras han sido hechas al producto, lo que hoy en día lo hace una opción segura y eficaz para tratar el hipotiroidismo.

De hecho, un estudio realizado hace diez años demuestra claramente que los pacientes con hipotiroidismo mostraron mayores mejorías en el estado de ánimo y la función cerebral, al recibir el tratamiento con Armour Thyroid en que comparación que si hubieran recibido Synthroid21.

El rango para una dosis adecuada de Armour Thyroid es de 15 y 180 miligramos, dependiendo del individuo. Usted necesitará una receta médica.

Una vez que se haya remplazado la tiroides, no necesariamente tendrá que tomar por el resto de su vida, esto es un error común. Una vez que todos los factores que ocasionaron la disfunción de la tiroides se hayan corregido, usted puede ser capaz de reducir o interrumpir el reemplazo de hormona tiroidea.

Una vez que haya remplazado la hormona tiroidea, le recomiendo controlar su progreso, prestando atención a cómo se siente, además de los estudios de laboratorio normales.

También puede revisar rutinariamente la temperatura corporal basal. Si usted está en la dosis correcta, su TBC debe ser de 98.6 grados F.

Si usted comienza a sentir síntomas tales como ansiedad, palpitaciones, diarrea, presión arterial alta, o un pulso en reposo de más de 80 latidos por minuto, la dosis es probablemente demasiado alta ya que estos son síntomas de hiper tiroidismo, y usted debe informar inmediatamente a su médico.

Consideraciones finales

Un problema de tiroides no es diferente a cualquier otra enfermedad crónica – si desea corregir el problema, debe abordar los problemas desde la causa. El camino hacia el bienestar puede implicar una variedad de giros y vueltas antes de encontrar lo que funciona para usted.

Pero aguante.

Si se enfoca en ella desde una perspectiva integral y holística, con el tiempo se dará cuenta de que todos los pequeños pasos que usted toma en última instancia, la harán sentirse mejor de lo que jamás hubiera imaginado.

 

Por el Dr. Mercola / Fuente: http://espanol.mercola.com


Vea Todas las Referencias

Publicado el Deja un comentario

Este chip pondría fin a las pruebas de animales en laboratorios

Que excelente noticia, mucha gente se sorprende al saber que ciertos cosméticos, productos de cuidado personal, alimentos, bebidas y productos de limpieza del hogar aún se prueban sobre animales. A pesar de que métodos alternativos y modernos existen, inmensas compañías multiproducto como Unilever, Clorox, Church & Dwight, y Johnson & Johnson continúan envenenando y dañando animales en pruebas que ni siquiera son requeridas por la ley.

Ratas, ratones, cobayos, cerdos, caballos, monos, conejos y otros animales son forzados a tragar o inhalar cantidades masivas de sustancias de prueba o padecer el dolor de tener químicos cáusticos aplicados en sus pieles y ojos sensibles, y sin embargo los resultados de las pruebas sobre animales son frecuentemente poco fiables o no aplicables a humanos. El 92 por ciento de todas las drogas probadas en animales fallan una vez que llegan a las pruebas sobre humanos, significando que las pruebas sobre animales no son efectivas en demostrar si una droga es segura o no para humanos. Mismo si un producto ha enceguecido a un animal, te lo pueden aún vender a ti.

Afortunadamente, las pruebas sin animales son posibles y una nueva tecnologia promete poner un definitivo fin a las pruebas de animales en laboratorios, hablamos del nuevo dispositivo desarrollado por el Instituto Wyss: un chip capaz de emular el funcionamiento de un órgano, para ser más específico, el pulmón.

‘El pulmón en un chip’ (the lung on a chip) está conformado por canales de oxígeno y de sangre. Estos están separados por una membrana flexible formada de células de pulmón y de capilares, imitando el movimiento y las funciones químicas del órgano al momento de la respiración. De esta forma se podrá experimentar con el chip y tener el mismo resultado que se obtendría con un pulmón real.

Para probar la efectividad del dispositivo en una situación real. Los investigadores insertaron bacterias en el canal de oxígeno y glóbulos blancos en el de la sangre. El resultado fue sorprendente. Los leucocitos reaccionaron ante la presencia de los microbios y pasaron a través de la membrana que separa los canales para eliminar a los intrusos.

Al año, más de 100 millones de animales son utilizados como objetos de prueba para distintos tipos de experimentos. No obstante, el metabolismo y la estructura biológica de ellos son diferentes que los del hombre. Es por eso que el desarrollo del chip no sólo reducirá el uso de animales, sino que aumentaría la exactitud de las pruebas. Asimismo, los ‘órganos en un chip’ abren la puerta a la aplicación de terapias médicas más personalizadas basadas en la fisiología del paciente.

 

Fuente: diarioecologia.com

Publicado el Deja un comentario

Taste the Waste (Saborea el desperdicio)

Corto alemán que nos explica la magnitud del costo relacionado con el desperdicio de alimentos, la producción de animales y sus derivados para el consumo humano y la producción agrícola convencional. Algo que con sólo consumir vegetales y de producción orgánica se solucionaría, más allá de nuestras precauciones para evitar el desperdicio de alimento, agua y energía.


http://tastethewaste.com/

Publicado el Deja un comentario

¿Qué son las líneas Hartmann?

Suzanne Powell habla sobre los campos electromagnéticos naturales y artificiales. Explica de forma muy simple qué son las líneas Hartmann (corrientes electromagnéticas naturales que recorren toda la superficie terrestre, en retícula) y vetas de agua, nos enseña a detectarlas en casa, cómo nos afectan y qué podemos hacer al respecto. También nos aconseja evitar las poderosas perturbaciones de las radiaciones artificiales.

Foto: http://cienciadelavida.com

Publicado el Deja un comentario

Los secretos curativos del sol. Parte 4

Los secretos curativos del sol

Qué es lo que hace que el Sol sea tan «peligroso»:
la relación con la grasa

La luz solar produce más beneficios en las personas que siguen una dieta equilibrada, acorde con sus necesidades y su tipo corporal. Los baños de sol pueden ser peligrosos, en cambio, para quienes lleven una dieta rica en alimentos acidificantes y altamente procesados, y abundante en grasas refinadas o productos fabricados con ellas. El alcohol, el tabaco y otras sustancias que diezman las vitaminas y los minerales, así como los medicamentos alopáticos y las drogas alucinógenas, pueden hacer que la piel sea muy vulnerable a la radiación ultravioleta. Concretamente, las grasas poliinsaturadas, como las que contienen los productos refinados de los que se ha eliminado la vitamina E, como los aceites vegetales refinados, la mayonesa, las salsas preparadas y la mayoría de las margarinas, agravan el riesgo de sufrir cáncer de piel y de la mayoría de los demás tipos de cáncer. Según la publicación Archives of Internal Medicine, de 1998, las grasas poliinsaturadas incrementan un 69 % el riesgo de las mujeres de sufrir cáncer de mama. Por el contrario las grasas monoinsaruradas, como las que contiene el aceite de oliva, reducen ese riesgo un 45 %.

Los aceites sin procesar, prensados, contienen ambos tipos de grasas en diferentes grados. Los dos tipos de grasa son útiles para el organismo. El aceite de sésamo, por ejemplo, tiene un 50 % de grasas poliinsaturadas y un 50 % de grasas monoinsaturadas. Cuando las grasas monoinsaruradas se eliminan del aceite durante el proceso de refinado, las grasas poliinsaturadas se tornan altamente reactivas y dañan las células.

Este fenómeno es muy fácil de entender. Las grasas poliinsaturadas son más sensibles a la peroxidación lipídica (se vuelven rancias con mayor facilidad) que las monoinsarutadas. En otras palabras, atraen rápidamente a un gran número de radicales libres de oxígeno y se oxidan. Los radicales del oxígeno se generan cuando las moléculas de oxígeno pierden un electrón, lo que hace que resulten altamente reactivas. Esos radicales libres pueden pasar rápidamente a atacar y dañar las células, los tejidos y los órganos. Pueden formarse en las grasas poliinsaturadas refinadas cuando éstas se exponen a la luz solar antes de su consumo. Los radicales libres se pueden formar también en los tejidos después de haberse ingerido el aceite. Las grasas poliinsaturadas de los aceites refinados son difíciles de digerir, pues carecen de su fibra natural y ya no cuentan con su protector natural contra los radicales libres, La vitamina E, un potentísimo antioxidante (la vitamina E interfiere en el proceso de oxidación). Esta vitamina, junto a muchos otros nutrientes valiosos, se extrae y se destruye durante el proceso de refinado. Una hamburguesa y unas patatas fritas inundan el organismo de radicales libres, pues ambas cosas se cocinan con aceites refinados. Calentar esos aceites hace que se incremente la oxidación y, por consiguiente, provoca daños en los tejidos.

La mayoría de la gente ignora qué sucede con el aceite una vez se extrae de La semilla o del fruto. A fin de alargar la vida del aceite, clarificarlo y eliminar su olor original, se baña en un disolvente de petróleo, se «desgoma» o coloca en agua caliente y se centrifuga para separar diversas sustancias. Para refinarlo, el aceite se mezcla con una sustancia alcalina, como lejía o soda cáustica; después se agita, se calienta de nuevo, se blanquea, se hidrogena para estabilizarlo y, finalmente, se desodoriza. Para que dure más tiempo los fabricantes añaden conservantes y otros aditivos. Si bien todo el proceso prolonga la duración del aceite, no impide que se vuelva rancio antes de su fecha de caducidad. Los tratamientos químicos a los que se somete el aceite enmascaran los efectos de la ranciedad, lo que hace que esos aceites resulten muy peligrosos para el confiado consumidor.

Las grasas saturadas son sólidas y se encuentran en productos como la manteca y la mantequilla. Contienen grandes cantidades de antioxidantes naturales, por lo que son más seguras contra la oxidación provocada por los radicales libres. También se digieren con gran facilidad. Las grasas poliinsaturadas de los aceites refinados (desprovistas de sus grasas monoinsaturadas), por otro lado, son prácticamente indigeribles y, por consiguiente, peligrosas para el cuerpo. La margarina, por ejemplo, se diferencia del plástico tan sólo por una molécula, por lo que resulta extremadamente difícil de digerir. Los radicales libres, limpiadores naturales del cuerpo, intentan acabar con el intruso grasiento que se adhiere a las paredes de las células, pero cuando los radicales destruyen esas grasas dañinas, dañan también las paredes celulares. Esto se considera una de las principales causas del envejecimiento y de las enfermedades degenerativas. Además, nos muestra cómo algo tan necesario como los radicales del oxígeno pueden llegar a ser dañinos si exponemos el cuerpo a sustancias químicas y a alimentos artificiales.

Diversas investigaciones han demostrado que de cada 100 personas que consumen grandes cantidades de grasas poliinsaturadas, 78 muestran notables signos clínicos de envejecimiento prematuro, y también tienen un aspecto mucho más envejecido que otras personas de la misma edad. Por el contrario, en un reciente estudio sobre la relación entre las grasas de la dieta y el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer, los investigadores se sorprendieron al descubrir que las grasas naturales pueden llegar a reducir realmente el riesgo de sufrir esa enfermedad hasta en un 80 %; el estudio demostró que el grupo con el índice más bajo de Alzheimer consumía aproximadamente 38 g diarios de esas grasas saludables, mientras que los miembros del grupo más propenso a la enfermedad consumían tan sólo la mitad de esa cantidad.

Las células de los tejidos dañadas por una actividad anormal de los radicales libres son incapaces de reproducirse como es debido, de manera que las funciones principales del organismo se reducen, entre ellas las de los sistemas inmunológico, digestivo, nervioso y endócrino. Desde que durante y después de La Segunda Guerra Mundial se introdujo a gran escala el consumo de grasas refinadas poliinsaturadas, las enfermedades degenerativas han aumentado de modo alarmante, y el cáncer de piel es una de ellas. De hecho, las grasas poliinsaturadas han hecho que la luz solar resulte «peligrosa», algo que nunca hubiera ocurrido si los alimentos no se hubieran alterado y manipulado como ocurre en la actualidad. Cuando se eliminan las grasas poliinsaturadas de los alimentos en los que se encuentran, necesitan ser refinadas, desodorizadas, e incluso hidrogenadas, según el alimento para el que se vayan a usar. Durante este proceso, algunas de las grasas poliinsaturadas experimentan transformaciones químicas, convirtiéndose en ácidos grasos trans (grasas trans), a menudo llamados «aceites vegetales hidrogenados». La margarina puede llegar a tener hasta un 54 % de ellas y las grasas vegetales hasta un 58 %.

Las etiquetas de los alimentos informan si los aceites vegetales están hidrogenados. La mayoría de los alimentos procesados los contienen, entre ellos el pan, las tostadas, las patatas fritas, los donuts, las galletitas saladas, los dulces, la repostería industrial, toda la bollería, los pasteles y los dulces glaseados, las comidas preparadas congeladas, las salsas, las verduras congeladas y los cereales para el desayuno. Dicho de otro modo: prácticamente todos los alimentos que se almacenan, procesan, refinan, conservan y no son frescos suelen contener grasas trans. Estas grasas inhiben la capacidad de las células de utilizar el oxígeno, que es necesario para quemar los nutrientes y convertirlos en dióxido de carbono y agua. De este modo, Las células, incapaces de completar su proceso metabólico, pueden tornarse cancerosas. (La tendencia actual a eliminar las grasas trans de los alimentos no hace más que sustituir una grasa dañina por otra grasa igual de dañina, elaborada artificialmente. A todos los efectos prácticos, las nuevas grasas producidas artificialmente no son mejores que las viejas grasas trans.)

Las grasas trans también contribuyen a espesar la sangre al aumentar la adherencia de las plaquetas. Esto multiplica el riesgo de que se formen coágulos de sangre y se creen depósitos de grasa, lo que puede provocar una cardiopatía. Las investigaciones llevadas a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, donde se observaron durante ocho años los hábitos alimenticios de 85.000 mujeres, demostraron que aquellas que habían tomado margarina corrían un mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias. Estudios posteriores han mostrado que los ácidos grasos trans impiden que el organismo genere lipoproteína de baja densidad (LDL), el llamado colesterol malo, y de ese modo el colesterol en sangre aumenta a niveles anómalos. Un estudio galés vinculaba la concentración de esas grasas trans artificiales en la grasa corporal con la muerte por fallo cardíaco. El gobierno holandés ha prohibido ya cualquier producto que contenga ácidos grasos trans.

Se ha demostrado, asimismo, que las grasas poliinsaturadas acaban con la Inmunidad. Por esa razón, hoy en día se utilizan en pacientes a los que se les ha trasplantado un riñón o que han recibido injertos de piel de otros individuos. De este modo se ayuda a que el paciente receptor no rechace el tejido extraño, pero, claro está, eso le deja vulnerable ante cualquier infección y enfermedad. El mismo procedimiento se lleva a cabo en el caso de las llamadas enfermedades autoinmunes, en las que el sistema inmunológico intenta acabar con las células del propio organismo, es decir, con aquellas que se han vuelto tóxicas y constituyen un riesgo para la supervivencia del cuerpo. La tragedia de todo esto es que estos tratamientos no modifican los índices de mortalidad globales; sólo cambia la causa de la muerte. La moraleja es que si una persona no quiere dañar o destruir su sistema inmunológico no debe tomar grasas y aceite refinados y alterados industrialmente.

Lo que realmente daña y quema la piel

Una persona que consume en su dieta grasas poliinsaturadas y expone la piel a los rayos ultravioleta hasta enrojecer produce unas sustancias de tipo hormonal llamadas prostaglandinas a partir del ácido linoleico contenido en las grasas. Las prostaglandinas acaban con el sistema inmune, lo que contribuye al desarrollo de tumores. Además, las grasas poliinsaturadas vienen acompañadas de la producción de radicales libres, que pueden causar estragos en las células. Si se añade crema de protección solar a la piel, se consigue la combinación química idónea para producir cáncer de piel, especialmente en las zonas más expuestas al sol.

En la naturaleza, los aceites nunca se producen en grandes cantidades. Para obtener una cucharada de aceite de maíz natural habría que ingerir de 12 a 18 mazorcas de maíz. Desde que la extracción de aceite del maíz y de otros cereales y semillas devino posible hace 80 o 90 años, el consumo de las grasas poliinsaturadas e insaturadas (aceites más densos) para aderezar las ensaladas y cocinarse ha incrementado enormemente en el mundo industrializado. Actualmente, una persona consume diariamente como promedio 16 veces más grasas de este tipo que las que consumía un individuo hace 90 años.6 Y ello sin contar todas las demás grasas que contienen hoy en día los alimentos. La falta de ejercido, de aire fresco y de alimentos ricos en nutrientes hace que el ser humano tenga menos capacidad para digerir semejante cantidad de grasas artificiales. La consecuencia es el deterioro del aparato digestivo y la acumulación de toxinas con las consiguientes crisis tóxicas. La presencia de una cantidad excesiva de radicales libres indica que el cuerpo está repleto de toxinas. Una vez que penetran en los tejidos que forman la piel, basta una breve exposición a la luz ultravioleta del Sol para quemar y dañar las células de la piel.

Si los ojos y la piel de una persona son sensibles a la luz solar, indica que el organismo está intoxicado. El consiguiente esfuerzo por evitar el sol puede acabar en una seria deficiencia lumínica, abriendo la puerta a graves problemas de salud. El hecho de que todos los tipos de cáncer de piel hayan aumentado a partir de la utilización de las cremas de protección solar no tiene nada de extraño. Los rayos ultravioleta que penetran en los ojos estimulan, asimismo, el sistema inmunológico. En la actualidad, más del 50 % de la población norteamericana utiliza gafas, bien para corregir la vista, bien para protegerse del sol, que impiden el paso de la mayor parte de la luz ultravioleta. La última moda es llevar gafas de plástico, que también captan todos los rayos UV. Lo mismo sucede con las lentes de contacto de plástico. La vida sedentaria, Los protectores solares, la ropa, las ventanas que repelen la luz ultravioleta, etc. hacen que recibamos dosis muy reducidas de estos rayos. Ahora bien, sin una exposición regular al sol, la actividad inmunológica decrece cada año. La luz solar hace que aumente el consumo de oxígeno en los tejidos corporales, pero sin ella nuestras células empiezan a pasar hambre de oxígeno, lo que precipita la disfunción celular, al envejecimiento prematuro e incluso a la muerte.

Famélicos de sol, solemos buscar ayuda en otra parte, aun cuando la naturaleza siempre está dispuesta a ayudarnos. Es una verdadera desgracia que los enfermos estén casi siempre encerrados entre cuatro paredes, a menudo con las cortinas corridas y las ventanas cerradas. Uno de los poderes curativos y preventivos más potentes de la naturaleza está al alcance de todo aquel que quiera aprovecharlo.

Consejos para incrementar la exposición al sol

Si alguien desea beneficiarse del Sol, pero no dispone de mucho tiempo para permanecer al aire libre, existen diversas maneras de aumentar la exposición solar:

  • Instalar ventanas con cristales que dejen pasar la luz UV.
  • Disponer del máximo número posible de ventanas
  • Según el tiempo que haga y la estación del año, mantener las ventanas abiertas
  • Instalar tantas lámparas de espectro completo como sea posible (es la mejor alternativa a la luz solar natural)

Las personas que viven en un lugar de clima benigno pueden tomar baños de sol regularmente. En verano, es mejor evitar el sol de las 10 a las 15 horas, mientras que en invierno, primavera y otoño también se puede tomar durante esas horas. En invierno se puede tomar el sol si uno se rumba en un lugar protegido del viento. Puede instalarse una zona para tomar baños de sol que esté junto a un muro bien soleado. Los muros laterales deberán ser de un material que sirva de cortavientos. La pared que dé al sol deberá tener un ángulo inclinado a fin de que los rayos solares más bajos del invierno lleguen a la zona en cuestión. Otra opción, quizás más práctica, es abrir una ventana un día soleado sin viento. Es algo que yo he hecho muchas veces en mi vida, incluso en países con inviernos muy fríos.

Cuando, por algún motivo, alguien tenga que estar expuesto al sol durante un período demasiado prolongado, puede aplicarse en la piel gel de aloe vera, aceite de coco o aceite de oliva.

Para maximizar los beneficios y para eliminar la grasa natural, lo mejor es darse una ducha antes de tomar el sol. El tratamiento solar debe iniciarse preferentemente tomando el sol en todo el cuerpo (si es posible) durante unos minutos y después se irá aumentando unos minutos más cada día hasta llegar a un tiempo de 20 a 30 minutos. Como alternativa, caminar al sol de 40 a 60 minutos varias veces a la semana tiene efectos similares. Esto proporciona al organismo la suficiente luz solar para mantener sanos el cuerpo y la mente, siempre que se sigan las medidas básicas de llevar un estilo de vida y una dieta equilibrados y de realizar las rutinas descritas en capítulos anteriores. El cuerpo puede almacenar una cantidad determinada de vitamina D que puede durar de 4 a 6 semanas en tiempo invernal, pero es bueno «recargar las pilas» de vitamina D siempre que sea posible tomando el sol directamente.

Nota: hay que evitar las lámparas solares, las cabinas y las camas bronceadoras. Según un estudio publicado en el International Journal of Cancer (tomo 120, n.º 5, 1 de marzo de 2007; 1116-1122), el uso de las cabinas bronceadoras antes de los 35 años de edad incrementa un 75 % el riesgo de sufrir un melanoma. En la actualidad, mucha gente joven utiliza esas cabinas, lo cual puede explicar el reciente y alarmante aumento de melanomas a edades relativamente tempranas. Existe también una conexión entre las camas bronceadoras y el carcinoma celular escamoso, un tipo de cáncer de piel menos agresivo. Los sistemas de bronceado convencionales de esas camas utilizan lastres magnéticos que emiten potentes campos
electromagnéticos (CEM), responsables del desarrollo de tumores cancerosos. Su elevada concentración de rayos UVA también puede influir en este proceso. Los lastres electrónicos son más seguros que los magnéticos, pero hay pocos centros de estética que los usen.

La antigua costumbre de contemplar el Sol

La energía solar es la fuente que potencia el cerebro. Penetra en el cuerpo a través de los elementos aire, agua, fuego y tierra. La manera más fácil y directa que tiene la luz solar de entrar y salir del organismo humano es a través del ojo humano, siempre y cuando no se filtre mediante lentes coloreadas. La contemplación del Sol es una antigua costumbre que puede llegar a sanar el cuerpo y la mente.

Los ojos son órganos muy complejos, constituidos por cinco mil millones de partículas. Al igual que una lente fotográfica, el ojo humano puede descomponer el espectro solar en rayos de diferentes colores. En una cámara fotográfica, los diversos rayos de luz reaccionan con las sustancias químicas del papel y codifica las fotografías que se toman. Del mismo modo, al entrar en la glándula pineal, los diferentes rayos se codifican químicamente en el cerebro y de allí pasan a los órganos y sistemas del cuerpo. Los órganos vitales del cuerpo dependen de colores concretos del espectro lumínico. Las células renales, por ejemplo, necesitan luz roja para funcionar adecuadamente. Las células del corazón necesitan luz amarilla, y las células del hígado, luz verde. La deficiencia lumínica en cualquiera de los órganos y sistemas corporales puede desencadenar una enfermedad. Contemplar directamente el Sol de modo regular puede devolver a todas las células del organismo su equilibrio y su eficiencia.

El Sol solamente debe contemplarse por la mañana o por la tarde, entre una o dos horas después del amanecer y poco antes del ocaso. Hay que mirar la salida o la puesta de Sol una vez al día. El primer día debe mirarse al Sol relajadamente durante un máximo de 10 segundos. El segundo día, se mirará durante 20 segundos, y cada día se irán añadiendo diez segundos sucesivamente. Después de observar el Sol diez días seguidos, se podrá mirar durante 100 segundos. Se puede parpadear, no es necesario mirar fijamente.

Para obtener los máximos beneficios de la contemplación del Sol, hay que ir aumentando la duración del modo descrito hasta llegar alcanzar los tres meses de este ejercicio diario. Ello significará que se ha conseguido contemplar el Sol durante 15 minutos seguidos. En ese período, la energía solar de los rayos cruza el ojo humano y carga el tracto del hipotálamo, el conducto que conduce de detrás de la retina al cerebro. Puesto que el cerebro recibirá más energía a través de esa vía, se percibirá una importante reducción de las tensiones mentales y de las preocupaciones. Al acceder a esta fuente adicional de energía, se podrá desarrollar una conciencia más positiva y una mayor confianza en uno mismo. La persona que sufre ansiedad y depresión advertirá que esas dolencias desaparecen. Se sabe que la tristeza y la depresión aumentan cuando se reduce o falta la luz solar. Al tener menos preocupaciones y miedos, el cerebro aprovecha la energía adicional adquirida para curar y mejorar el bienestar físico y mental. Uno de los beneficios más señalados de la contemplación continuada del Sol es la mejora de la vista.

Me gustaría concluir este importante tema de la luz solar con la observación que hizo un lector en el aeropuerto de Sydney:
«Hace algunos años, mientras esperaba un vuelo para salir de Sydney, estuve en el aeropuerto durante varias horas. En ese tiempo llegaron muchos vuelos, y se veía una gran diferencia en la cara de la gente que acababa de llegar. Los que venían de un lugar más frío (con poco Sol) no sonreían, no parcelan felices y se mostraban muy reservados; los que procedían de zonas más cálidas y soleadas de Australia, irradiaban simpatía y calor, y eso se reflejaba en sus rostros. Es algo que nunca olvidaré. Así que, ya ve lo que el Sol proporciona a las personas…»
Roger Sorokoput.

6. Al aparato digestivo le resulta más fácil digerir aceites extraídos de alimentos cuya concentración de aceite es mayor, como aceitunas, cocos, aguacates, etc., que no el que contienen los frutos secos y las semillas, como las almendras y la linaza.

[divider]Leer la primera parte de Los secretos curativos del sol. Parte 1.

[divider]Fuente: Libro “Los secretos eternos de la salud” de Andreas Moritz. Ediciones Obelisco. Capítulo 8 págs. 350 a 375.

Publicado el 1 comentario

Life food – Comida con vida (parte 2)

VerdeLlamaCompartimos la segunda parte del material de clases que entregaba Diego Castro en los cursos de comida viva en el año 2007 en su restaurant Verde Llama, el primer restaurant de comida orgánica vegetariana especializado en LifeFood de Buenos Aires.

Ver la primera parte de «Life food – Comida con vida».

Proceso digestivo

[box border=»full»]Proteínas = Aminoácidos
Carbohidratos = Azúcares simples
Grasas = Acidos grasos[/box]

La digestión es el proceso mediante el cual el cuerpo metaboliza los nutrientes necesarios para realizar todas sus funciones vitales, ya sean los movimientos que nos permites desplazarnos, caminar, trabajar, así como también el simple acto de respirar. Si no hay óptima digestión, entran sustancias tóxicas a través de colon y se gasta la energía necesaria para sentirnos vitales y sanos.

Tres fases de la digestión:

1. Boca – Masticación – Saliva

La digestión empieza en la boca, de aquí la importancia de masticar muy bien los alimentos, revistiéndolos con enzimas salivares. Si salteamos este paso, es probable que el resto de la digestión no se produzca correctamente.
En esta fase, los carbohidratos son digeridos con la enzima amilasa.

El alimento pasa a la parte alta del estómago, donde aún no se da la una secreción de ácido gástrico. Hasta aquí la digestión depende casi exclusivamente de las enzimas que traigan los alimentos (crudos o germinados) – 30 a 60 minutos.

2. Gástrica – Estómago

La segunda fase se produce en la parte baja del estómago, donbde pasa de un medio alcalino a ácido; hay secreción de ácido clorhídrico, y de pepsina, enzima que digiere la proteína. 30 a 60 minutos.

3. Intestino delgado

Al llegar los alimentos al intestino delgado, el páncreas segrega enzimas digestivas que continúan el proceso. Por el duodeno entran tres enzimas para romper proteínas, una para grasas y una para carbohidratos; por el hígado cuatro enzimas que rompen carbohidratos, dos para proteínas y una para grasas; y en la vesícula se produce bilis. Los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado y entran en el flujo sanguíneo.

[unordered_list style=»bullet»]

  • Si comemos alimentos crudos o germinados, éstos aportan sus enzimas y conservamos las propias. Si comiéramos sólo alimentos cocidos, el páncreas agotaría todas las enzimas y con el tiempo se iría debilitando, produciendo un envejecimiento prematuro y un desbalance en todo el sistema glandular.
  • El metabolismo comprende tres pasos: la digestión (durante el día); asimilación (en la noche); excreción (por la mañana).
  • Masticar = energía obtenida.
  • Alimentos crudos y germinados = mejor digestión y más vitalidad.
  • Comer rápido = mala asimilación.
  • Beber mientras comemos = jugos gástricos diluidos.

[/unordered_list]

Enzimas

Las enzimas son quizás más importantes que ningún otro alimento activo por su importante función en la digestón y la salud.

Desde el momento de la concepción, las enzimas hacen posible la vida por sus acciones y mediante la construcción y reparación de las células del cuerpo y del cerebro.

[box border=»full»]

Algunas de las enzimas más importantes:

Citocrono oxidasa: antioxidante necesario para la respiración celular.
Lipasa: descompone la grasa.
Proteasa: digiere la proteína.
Amilasa: facilita la digestión del almidón.
Catalasa: cataliza la descomposición del peróxido de hidrógeno en la sangre y en los tejidos.
Peroxidasa: actúa de una forma similar a la catalasa a nivel celular.
Transidrogenasa: ayuda a mantener el tono de los músculos del corazón.
Superopxidodimutasa: previene el envejecimiento.
Pepsina: ayuda a digerir la proteína y convertirla en aminoácidos.

[/box]

En una persona saludable las enzimas son fabricadas por el propio cuerpo. Estas realizan todo el trabajo del cuerpo, son las responsables de combatir infecciónes, digerir alimentos, reconstruir el cuerpo.

Se cree que el envejecimiento ocurre porque el cuerpo pierde la habilidad de sintetizar nuevas enzimas, y que las enfermedades pueden relacionarse con enzimas faltantes. Pueblos reconocidos por su longevidad como los Hunzas o en Georgia, Rusia, se sabe que incluyen en sus dietas fermentos naturales.

Las enzimas son las catalizadoras que ayudan a que otras sustancias en el cuerpo se combinen o partan. Participan de la digestión y de cualquier otro aacto metabólico del cuerpo. Son provistas por dos vías: producidas por nuestro propio organismo y almacenadas (endógenas) o de los alimentos crudos y vivos (exógenas); para una vida más saludable y larga, necesitamos conservar las enzimas de nuestro cuerpopara que reparen y reconstruyan los tejidos y no ser malgastadas en la digestión. Al cocinar, procesar o refinar los alimentos, destruímos las enzimas, por lo que el cuerpo necesitará hacer uso de las endógenas hasta ir agotando poco a poco su existencia y paralelamente la vitalidad de su organismo.

Equilibrio entre acidéz y alcalinidad

Por lo menos un 80% de los alimentos que ingerimos debieran ser alcalinos y el otro 20% ácidos. Algunos elementos alcalinos son por ejemplo en calcio, el potasio, sodio, magnesio, hierro, que son transformados en sales en el cuerpo; y los ácidos, el fósforo, sulfuro, cloro, yodo que se transforman en ácidos fuertes.

La sangre humana debe ser ligeramente alcalina, por lo que es necesario ingerir gran cantidad de este tipo de alimento, ya que el organismo está constantemente produciendo componentes ácidos a costa de sus funciones normales. Las células de nuestro cuerpo son sumamente sensibles a la acidéz. Los riñones producen componentes alcalinos que ayudan a neutralizar el medio, mientras que filtran los compuestos ácidos producidos por la digestión de proteínas; el comer mucha proteína significa mucho trabajo para los riñones.

Los pulmones también ayudan en la alcalinización, removiendo el dióxido de carbono del cuerpo; la respiración profunda, el descanso, buenos pensamientos, la relajación, así como el aire fresco y la ejercitación ayudan a mantener el balance de PH corporal.

[twocol_one]

Alimentos alcalinos

[unordered_list style=»bullet»]

  • La mayoría de los vegetales y frutas crudas
  • Olivas deshidratadas
  • Paltas
  • Brotes en general (semillas, legumbres, granos)
  • Frutas secas activadas o germinadas
  • Té de hierbas
  • Algas y vegetales marinos
  • Coco fresco y jóven

[/unordered_list]

[/twocol_one] [twocol_one_last]

Alimentos ácidos

[unordered_list style=»bullet»]

  • Carnes
  • Huevos
  • Leche procesada y pasteurizada
  • Queso y helados comerciales
  • Preservativos y aditivos
  • Azúcar blanca
  • Coco seco
  • Dulces y chocolate
  • Gaseosas y bebidas alcohólicas
  • Café, mate, té negro
  • Alimentos rancios
  • Drogas y tabaco
  • Frutas inmaduras
  • Aderezos y vinagres comerciales

[/unordered_list]

[/twocol_one_last]

Desintoxicación

Una dieta vegetariana, en especial de alimentos crudos, produce una desintoxicación potente.

Una transición corta de una dieta centrada en el consumo de carne hacia una vegetariana puede generar reacciones o crisis de salud; en necesario un cambio paulatino.

En la medicina tradicional china hay ciertas creencias sobre el vegetarianismo, en especial sobre la alimentación viva, de que pueden crear «soleen yang deficiency», relacionados con baja resistencia, problemas digestivos, exceso de agua, mocos, edemas, frío interno, sistema inmunológico débil, palidéz, desequilibrios cíclicos y una pobre salud general.

La medicina ayurvédica tampoco comparte algunos postulados del estilo de alimentación Life Food.

Posiblemente estas creencias se deban a pruebas hechas a personas en pleno proceso de desintoxicacióncuando pueden producir reacciones adversas, típico al cambiar de alimentación o en ayunos. Pero lo que realmente está aconteciendoes que la fuerza vital está curando en profundos niveles internos, que se reconocerán al finalizar el cambio o ayuno.

Datos nutricionales

[unordered_list style=»bullet»]

  • La espinaca cruda, el repollo los morrones y el brócoli con una dieta balanceada, tienen mucho más hierro que la carne.
  • La fruta aporta vitamina C que mejora la asimilación del hierro.
  • Los lácteos disminuyen la absorción del hierro la vitalidad.
  • Según la OMS un adulto necesita de 25 a 35 gramos de proteína, a diferencia de lo que plantean las industrias lecheras y cárnicas sobre 250gr.
  • Los nutrientes en los brotes se incrementan entre un 50 y un 400%.
  • El consumo de alimentos cocidos o procesados nubla el conocimiento instintivo acerca de qué y cuánto comer, y esto conlleva a gran parte de las enfermedades relacionadas con la alimentación.

[/unordered_list]

La vitamina B12

Es una vitamina polémica entre los vegetarianos y más aún entre los veganos porque su deficiencia, puede causar degeneraciones nerviosas e incluso la muerte.

Los doctores Inwerman, Ellis, Motegriffo y Sanders (1978) no encontraron deficiencias de B12 en varios estudios a veganos, en sus estudios, a una parte se le suministraron suplementos de B12 y al grupo de control no, el estudio final dio como resultado 421 pico gramos a quienes se les había dado suplementos y 253pgrs/m en veganos sin suplementos. La OMS (1968) ha indicado como deficiencia de B12 menos de 80pgrs/m; hoy en día, los laboratorios pr¡vados indican 115pgrs/m.

Fisiología de la B12

Se consigue sólo a partir de la producción bacteriana. No viene ni de las plantas ni de los animales. Todos los indicios de B12 encontrados en plantas o animales son de las bacterias que crecen en ellos. Los animales son una «mejor» fuente de B12 porque en ellos crecen más bacterias.

Existe a su vez una B12 análoga producida por bacterias, que es similar en su estructura química, pero no es utilizable por el metabolismo humano.

[box border=»full»]

El Dr. Herbert, experto en B12, estima que entre 1 a 10 microgramos de B12 son segregados en la bilis, siendo la necesidad diaria de 0.5 microgramos por día.

[unordered_list style=»bullet»]

  • El calor destruye entre el 24 y 69% de la B12.
  • Algas como kelp, wakame, nori, tienen suficiente B12.
  • La deficiencia de B12 puede ser causada por una pobre absorción, ingesta insuficiente, stress físico o mental.
  • Exceso de proteína incrementa la necesidad de B12.

[/unordered_list]

[/box]

Antioxidantes

Es necesaria la ingesta diaria de alimentos antioxidantes para que las células no se dañen, envejezcan y oxiden. Los antioxidantes más importantes son la vitamina E, la vitamina C, provitamina A (betacaroteno) y un mineral llamado selenio. Los alimentos más conocidos por su capacidad antioxidante son los cítricos, las frutas de color rojizo, amarillo y los vegetales de color verde.

 

Publicado el Deja un comentario

Monthlies (Tu primera luna)

Monthlies. Tu primera luna

Monthlies es la segunda parte de la película documental La Luna en Ti. Especialmente pensada y realizada para las y los adolescentes. Un documental educativo lúdico que trata de aportar importante información y humanizar este tema tabú de una manera íntima y cautivante. Además del aspecto educativo primario, la película, con reflexiones personales e información, ofrece a la audiencia de ambos sexos una experiencia emocional y una visita privada al mundo íntimo, que a menudo es rechazado.

Monthlies es la historia en el cambio de edad de las niñas que están a punto de enfrentarse a una nueva etapa de sus vidas. Junto a ellas la joven audiencia explora el colorido mundo de la mujer escondido detrás de la realidad cotidiana. Lo que comienza como una curiosidad inocente se convierte en un viaje ocurrente y emocional que explora el cuerpo femenino y un nuevo abanico de emociones.

El documental ofrece información muy útil sobre el ciclo menstrual y los cambios emocionales de los que normalmente son parte. Con humor y sensibilidad presenta la historia de la menstruación, ideas equivocadas, prejuicios y regulaciones de la “etiqueta menstrual”, que todavía persisten en nuestros días no sólo en ciertas zonas remotas del globo, sino también en nuestra moderna sociedad occidental.

La versión de 28 minutos está diseñada para el público joven. Los protagonistas son niñas de 11-16 años. Nos acompañan sus historias a lo largo de la película, que se enriquece con animaciones mostrando los procesos fisiológicos del ciclo menstrual, así como la historia de productos menstruales y varias supersticiones relacionadas con la menstruación.

[button link=»https://vimeo.com/96002000″ size=»large»]Ver Documental: Tu primera Luna (Monthlies)[/button]
www.monthliesmovie.com

Publicado el Deja un comentario

Los secretos curativos del sol. Parte 3

Sin Sol no hay salud

Una dosis equilibrada de luz solar, que varía en función del tipo corporal y del color de La piel, 4 permite beneficiarnos de las diversas bandas de frecuencia de luz ultravioleta que llegan a la Tierra. Junto a una buena nutrición y un estilo de vida equilibrado, la luz del sol nos ofrece la mejor protección posible contra todo tipo de enfermedades. Las investigaciones realizadas en todo el mundo en torno a la luz solar han demostrado que la exposición a los rayos ultravioleta es quizás el tratamiento curativo más completo e impresionante que existe. Con todos estos enormes beneficios que según está demostrado nos ofrece el Sol, es verdaderamente incomprensible que la mayor parte de las personas enfermas de todo el mundo sigan confiando en fármacos costosos y dañinos que no comportan ni de lejos tantos beneficios. He aquí algunos ejemplos de lo que puede aportarnos la luz ultravioleta:

La luz ultravioleta

  • Mejora los resultados de los electrocardiogramas
  • Reduce la presión arterial y el pulso cardíaco en reposo
  • Mejora el rendimiento del corazón cuando es preciso (no es contradictorio con la disminución del pulso en reposo)
  • Reduce el colesterol si conviene
  • Incrementa las reservas de glucógeno en el hígado
  • Equilibra el nivel de azúcar en sangre
  • Aumenta la energía, la resistencia y la fuerza muscular
  • Mejora la resistencia del organismo frente a las infecciones debidas al aumento del índice de linfocitos y fagocitos (el promedio de bacterias ingeridas por leucocito en la sangre del paciente)
  • Aumenta la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre
  • Incrementa las hormonas sexuales
  • Mejora la resistencia de la piel a las infecciones
  • Aumenta la tolerancia al estrés y reduce la depresión

La luz solar no sólo purifica el agua de mar hasta una profundidad de casi cuatro metros, sino que además desinfecta la piel de gérmenes nocivos. Cuanto más larga sea la longitud de onda de la luz ultravioleta, más profundamente penetrará en la piel. Con 290 nanómetros (un nanómetro o nm equivale a una milmillonésima de metro), alrededor de un 50 % de la luz ultravioleta penetra un poco mas allá de las capas superficiales de la piel, mientras que con 400 nm, el 50 % alcanza las capas más profundas. Los rayos de luz con mayor capacidad de penetración pueden llegar incluso al cerebro. El cuerpo humano está ideado para absorber la luz ultravioleta por muy buenas razones: de no ser así, habríamos nacido con una pantalla natural en los ojos y la piel contra protegernos de los rayos UV. Una de las razones principales es que el cuerpo necesita la radiación UV para la división celular normal. La falta de rayos UV altera el desarrollo normal de las células, lo cual puede provocar cáncer, como confirmó el estudio científico de la doctora Shaw. La utilización de gafas de sol, incluidas las gafas normales y lentillas que reflejan los rayos UV, puede provocar ciertos trastornos oculares como la degeneración macular. La mayoría de las personas que llevan gafas de sol suelen decir que la vista se les debilita continuamente. La solución es sencilla: dejar de usarlas. Pronto se dará cuenta de que los ojos se acostumbran de nuevo a la luz. Hay otras formas de mejorar la vista y reducir la sensibilidad al sol: ejercicios visuales (véase mi libro lt’s Time to Come Alive), una buena nutrición y evitar forzar la vista y ver la televisión durante demasiadas horas.

Nuestro típico estilo de vida a puerta cerrada, además del excesivo sobreestímulo producido por alimentos y bebidas acidificantes, el aumento del colesterol y la deshidratación por efecto de la televisión y otros diversos factores de estrés ya son de por sí suficientes factores de deterioro de las células, incluidas las que forman los ojos. Al repeler regularmente la luz ultravioleta que tanto necesitamos (hoy en día se ponen gafas de sol incluso a niños y a algunos animales de compañía), los ojos son incapaces de autorrepararse debidamente y sustituir las células oculares gastadas. El aumento de la incidencia de la ceguera y de las enfermedades oculares en el mundo industrializado puede deberse en gran parre a la falsa noticia de que el Sol es peligroso. Debemos tener en cuenta que, hoy en día, en los países soleados, casi todo el mundo lleva gafas de sol. Es muy posible que ésta sea la causa de la proliferación de las cataratas en esos lugares. Puede que intervengan también otros factores, como la malnutrición (la diarrea puede provocar una grave desmineralización), el tabaquismo, la contaminación y las dietas pobres en nutrientes. Para mantener los ojos en buen estado de salud, es necesario asegurarse de que les llegue la luz solar directa o indirecta, preferiblemente durante una hora diaria por lo menos.

La razón por la que mucha gente se siente atraída por el Sol o lo echa de menos cuando está nublado es que el instinto natural del organismo es tomar el sol para captar las propiedades curativas y depurativas de la luz solar. Sin dejarse engañar por las cremas de protección solar y exponerse excesivamente, el cuerpo sabrá a ciencia cierra cuánto tiempo debe tomar el sol para conseguir un crecimiento equilibrado, y aunque llegue a quemarse, el cuerpo está perfectamente preparado para
sobreponerse.

Sin embargo, las interferencias químicas en ese proceso de auroprotección tienen graves consecuencias. Con el uso continuado de los fármacos o productos químicos que citaremos a continuación, tanto la piel como los ojos se vuelven hipersensibles a la luz, y la piel puede llegar a quemarse gravemente incluso a los pocos minutos de tomar el sol. Entre esos productos se encuentran agentes antibacterianos como la sulfonamida, el ya citado PABA y otros ingredientes de las cremas de protección solar, agentes hipoglucémicos utilizados por los diabéticos, diuréticos que controlan la hipertensión arterial, tranquilizantes y antidepresivos, antibióticos de amplio espectro, la quinidina usada para las arritmias cardíacas, compuestos antisépticos halogenados que se utilizan en cosméticos, muchos tipos de jabones, ingredientes sintéticos de la mayoría de productos de belleza 5 y antihistamínicos que se toman para resfriados y alergias.

Por otra parte, los cálculos hepáticos impiden que el hígado se desintoxique suficientemente de fármacos, alcohol y otras sustancias nocivas. Cualquier producto que el hígado no pueda eliminar de la sangre acaba en los riñones y en la piel. Una vez sobrecargada con esas toxinas internas altamente ácidas, la piel se vuelve más sensible a los elementos naturales como la luz solar. El cáncer de piel y las cataratas sólo suceden cuando el hígado y las paredes de los vasos sanguíneos están congestionados.

Es mucho más fácil tratar la causa de un problema físico que suprimir sus síntomas. Si una persona está tomando algunas de las sustancias citadas anteriormente y desea tratar la causa más que el efecto de una dolencia, debe consultar al médico habitual para que éste le indique cómo ir reduciendo su consumo, limpiar los órganos que favorecen la eliminación de las toxinas y al mismo tiempo empezar a tomar baños de sol, comenzando por uno o dos minutos e ir incrementando su duración cada día algunos minutos más (véase más adelante). Conviene tener cuidado de no quemarse. Si se utilizan gafas de sol. hay que ir acostumbrándose a la luz natural en la medida en que ésta no moleste. Poco a poco se irán dejando las gafas y ya no serán necesarias. Para evitar la deshidratación de la piel hay que beber agua antes y después de tomar d sol.

La luz del sol previene el cáncer, la esclerosis múltiple, las cardiopatías, la artritis, la diabetes…

Según un estudio publicado en la revista Cancer (marzo de 2002; 94:1867-75), una exposición insuficiente a la radiación ultravioleta puede constituir un factor de riesgo en Europa occidental y Norteamérica. Estos hallazgos, que incluyen las tasas de mortalidad por cáncer en Norteamérica, se contradicen con las advertencias oficiales sobre la radiación solar. La investigación demostró que la mortalidad a causa de diversos tipos de cáncer de los aparatos digestivo y reproductivo era aproximadamente el doble en Nueva Inglaterra que en el sudoeste de Estados Unidos, a pesar de que la dieta varía muy poco entre ambas regiones.

Un examen obtenido de 506 regiones develó la existencia de una estrecha relación inversa entre la mortalidad por cáncer y los niveles de luz UVB. El mecanismo más efectivo que proponen los científicos para lograr un efecto protector de la luz solar es la vitamina D, que se sintetiza en el cuerpo cuanto está expuesto a los rayos ultravioleta B. Según el autor del estudio, el doctor William Grant, las zonas situadas más al norte de Estados Unidos pueden no tener luz suficiente durante los meses de invierno para evitar que la síntesis que la vitamina D caiga en picada.

Si bien el estudio estaba centrado principalmente en los norteamericanos blancos, también se descubrió que esas mismas condiciones geográficas afectan a blancos y negros por igual, si bien estos últimos tienen un índice de mortalidad por cáncer significativamente más elevado. Como ya se ha descrito anteriormente, las personas de piel más oscura necesitan más luz solar para sintetizar la vitamina D.

El estudio mostró al menos 13 tipos de tumores relacionados con la falta de luz solar, la mayoría del aparato reproductor y digestivo. La correlación inversa más pronunciada es la del cáncer de mama, de colon y de ovarios, seguida de tumores de vejiga, útero, esófago, recto y estómago.

El Sol reduce el riesgo de contraer cáncer en un 50 % o más

En la década de 1940, Frank Apperly demostró que existe una relación entre la latitud y los decesos por cáncer. Apperly daba a entender que el Sol confería a las personas una relativa inmunidad frente al cáncer. En la actualidad se trata de un hecho probado. De acuerdo con dos recientes estudios realizados en la Universidad de San Diego, el nivel de vitamina D en sangre aumenta gracias a la luz solar, lo cual puede hacer disminuir en un 50% el riesgo de desarrollar un cáncer de mama y en más de un 65 % el de desarrollar un cáncer colorrectal.

A fin de aumentar la precisión del estudio, los investigadores recurrieron al metaanálisis para comparar los datos de múltiples estudios previos. Formaron diferentes grupos de individuos según sus niveles en sangre de vitamina D y compararon la incidencia de cáncer entre los grupos. Los datos resultantes mostraron que los individuos del grupo con el nivel de vitamina D más bajo tenían los índices más altos de cáncer de mama, y que los índices de este tipo de cáncer descendían al aumentar el nivel de vitamina. Lo más sorprendente del estudio es que se podía conseguir el nivel de vitamina D en sangre asociado a la disminución del 50 % del riesgo de contraer cáncer con sólo dedicar 25 minutos diarios a tomar el sol en el caso de las personas de piel oscura, mientras que las de piel más clara no tenían que dedicar más de 10 a 15 minutos. Estos resultados muestran que prácticamente el Sol es un sanador instantáneo, muchísimo más efectivo incluso que los fármacos anticancerígenos más agresivos como Herceptin.

El segundo estudio demostró que la misma cantidad de Sol se tradujo en dos tercios menos de riesgo de contraer cáncer colorrecral. Si algún médico o amigo pide al lector una prueba de esa «absurda» afirmación de que el Sol puede prevenir o curar el cáncer, puede remitirle al Journal of Steroid Biochemistry of Molecular Biology (doi: 10.1016/j.jsbmb.2006.12.007; «Vitamin D and prevention of breast cancer: Pooled analysis») y al American Journal of Preventive Medicine (tomo 32. n.º 3, pág. 210-216: «Optimal vitamin D status for colorectal cancer prevention – A quantitative meta-analysis»).

A diferencia de los fármacos, la cirugía o la radioterapia, la luz solar no cuesta nada, no tiene efectos secundarios dañinos y, al mismo tiempo, puede evitar otras muchas enfermedades.

De manera no muy diferente al estudio del cáncer, los investigadores descubrieron una estrecha relación entre la situación geográfica y la esclerosis múltiple (EM). El estudio reveló que la incidencia la EM disminuye cuanto más cerca se vive del ecuador (donde hay la mayor cantidad de rayos UV). Otro estudio (2007) demostró que dejar que los niños tomen el sol de forma saludable puede reducir de modo significativo el riesgo de contraer la EM cuando sean adultos. El equipo de la Universidad de Carolina del Sur considera que los rayos UV protegen al individuo al modificar la respuesta inmunológica de las células o incrementar los niveles de vitamina D. La EM es una de las enfermedades neurológicas más comunes, que afecta a unos dos millones de personas en todo el mundo. El equipo de investigación subrayó que la EM es más común en las latitudes altas, que suelen presentar unos niveles más bajos de radiación ultravioleta, el tipo de radiación que produce el Sol. La luz solar desencadena una reacción química en el cuerpo que conduce al organismo a producir vitamina D.

El Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos (NTH) ha relacionado la deficiencia de la vitamina D producida por el Sol con un aumento de la incidencia de numerosas dolencias, entre ellas la osteoporosis, la artritis reumatoide, las cardiopatías y la diabetes, por citar algunas. Hoy en día, hasta un 60 % de la totalidad de los pacientes hospitalarios y un 80 % de los pacientes de residencias de ancianos presentan déficit de vitamina D. Y, lo que es peor, un 76 % de las embarazadas sufren graves deficiencias de esta vitamina. Para aprovechar los beneficios del Sol en el combate contra las enfermedades, es necesario salir al aire libre al menos tres veces por semana, como mínimo de 15 a 20 minutos cada vez.

Los laboratorios farmacéuticos han reconocido también la importancia de la vitamina D en la curación del cáncer y otras enfermedades, y en la actualidad producen unos fármacos de gran coste que contienen vitamina D sintética. Sin embargo, la vitamina D sintética no tiene apenas ningún efecto en comparación con la vitamina D que produce el Sol. Además, cuando se añade vitamina D a los alimentos, como, por ejemplo, a la leche, pueden producirse graves efectos secundarios que incluyen la muerte en algunos casos (véanse más detalles en «La euforia de las vitaminas: palos de ciego», en el capítulo 14).

La sorprendente combinación del Sol y el ejercicio físico

La luz solar y el ejercicio físico proporcionan unos excelentes resultados para la salud y la forma física, pero cuando se combinan, los efectos se multiplican. Los enfermos de tuberculosis que se someten a una terapia solar (exposición regular al sol) experimentan un importante aumento del tono muscular con muy poca grasa, incluso si no realizan ningún ejercicio. Lo mismo sucede con una persona que sigue un programa regular de mantenimiento. Pero cuando se combinan el Sol y el ejercicio, el tono y la resistencia muscular aumentan mucho más que si se utiliza cada tratamiento por separado.

En la fisiología masculina, el desarrollo muscular está vinculado a la producción de testosterona, la hormona masculina. La antigua costumbre de los griegos de entrenarse desnudos sobre la arena caliente de la playa tenía por objeto desarrollar un cuerpo musculoso sano. Cuando el Sol toca cualquier parte del cuerpo, se incrementa la producción de testosterona, pero cuando entra en contacto con los genitales masculinos, la secreción alcanza niveles máximos. Un estudio del Boston State Hospital demostró que la luz ultravioleta incrementa el nivel de testosterona en un 120 % cuando el pecho o la espalda se expone al sol. Sin embargo, el incremento hormonal se dispara a un 200 % cuando el sol entra en contacto con la piel genital.

Los baños de sol regulares aumentan la fuerza y el tamaño de todos los grupos musculares del cuerpo del hombre. La combinación de Sol y ejercicio es, por consiguiente, Ideal para desarrollar un cuerpo fuerte y sano, cuyas funciones reproductoras alcanzan un grado óptimo. A partir de estas conclusiones, podría muy bien ser que la falta constante de Sol, junto a la congestión física, fueran la causa principal de los crecientes problemas de infertilidad que se producen entre la población urbana de todo el mundo. Si se desea mejorar la vida sexual o la capacidad reproductora, en vez de utilizar uno de los costosos tratamientos disponibles y arriesgar la propia salud a causa de sus graves efectos secundarios, yo recomendaría tomar el sol.

Las mujeres, por supuesto, también se benefician del Sol. Sus niveles hormonales se incrementan cuando se exponen especialmente a un espectro específico de los rayos UV, a saber, la de 290 a 340 nanómetros (UVB), que supuestamente son peligrosos e inservibles. Las mujeres que toman muy poco el sol tienen a menudo problemas menstruales o no tienen la regla. Pueden restablecer el ciclo menstrual regular tomando baños de sol de modo regular y pasando varias horas al día al aire libre. La normalización de los ciclos menstruales suele producirse a las escasas semanas del inicio de la terapia solar.

Además de regular la menstruación, la terapia solar también puede ayudar a las personas que sufren hipertensión arterial. Diversos estudios han demostrado que a los pacientes hipertensos que siguieron un tratamiento basado en un programa de ejercicio intenso de seis meses de duración la presión arterial se les redujo en un 15 %, mientras que aquellos que se sometieron a una única exposición a los rayos ultravioleta vieron cómo la tensión arterial descendía notablemente durante cinco o seis días. Por consiguiente, hacer ejercicio al sol puede ser uno de los mejores tratamientos naturales para la hipertensión, sin ningún coste ni efectos secundarios. Al mismo tiempo, el ejercicio y los baños de sol aumentan la eficiencia cardíaca, medida por la cantidad de sangre que bombea el corazón con cada latido. Una sola exposición a los rayos ultravioleta del Sol aumenta la eficiencia cardiaca en un 39 %, y también dura unos 5 o 6 días. Este tipo de enfoque podría sustituir perfectamente a los fármacos que se utilizan generalmente para estimular el corazón. Conviene señalar que el Sol no sólo actúa como un medicamento que simplemente elimina los síntomas de la enfermedad, sino que también restablece el equilibrio corporal y mental.

Los diabéticos también pueden beneficiarse del ejercicio físico y del Sol, pues los niveles de azúcar en sangre descienden cuando hacen ejercicio o toman el sol. Una única exposición al sol estimula la producción de la enzima fosforilasa, que reduce la cantidad de glucógeno almacenado. Dos horas después de tomar el sol, otra enzima, la glucógeno sintetasa, aumenta la cantidad de glucógeno acumulado en los tejidos, a la vez que reduce el nivel de azúcar en sangre. Así pues, la luz solar actúa como la insulina. El efecto puede durar varios días. Es importante que los diabéticos tengan en cuenta que necesitarán graduar la dosis de insulina y consultar periódicamente con su médico mientras aumentan paulatinamente el tiempo de exposición al sol.

Además, tanto el Sol como el ejercicio físico tienen el efecto beneficioso de reducir el estrés, en particular mitigando el nerviosismo, la ansiedad y el desequilibrio emocional; aumentando la tolerancia al estrés, la confianza en uno mismo, la imaginación y la creatividad; cambiando el estado de ánimo y el carácter en sentido positivo y reduciendo los hábitos no saludables, como el abuso del tabaco y el alcohol. Diversos estudios realizados en Rusia han demostrado, asimismo, que las úlceras duodenales mejoran mucho si se toma regularmente el sol.

Según una investigación realizada en Estados Unidos, si a un programa de ejercicio físico se añadían unas sesiones de baños de sol, los sujetos experimentaban un aumento de su rendimiento en las pruebas físicas. Por otro lado, aquellos que se expusieron a la luz UV tuvieron un 50 % menos episodios catarrales que aquellos que no se expusieron. El sistema inmunitario de esos sujetos se mantenía en unos niveles muy altos de eficiencia; también los niños que recibían dosis suplementarias de rayos UV durante el invierno rendían mucho más en los entrenamientos. Ir de vacaciones a un lugar soleado, por ejemplo, puede ayudar a mantener el sistema inmunológico equilibrado durante el invierno. Pasar cada día algo de tiempo al aire libre, aunque haga frío, también ayuda a la hora de tomar los rayos UV necesarios. Las lámparas de rayos UV también pueden llegar a ser muy útiles. La lámpara modular de rayos UV que se comercializa en la página web del doctor Mercola, www.mercola.com, produce radicales de hidroxilo y otros elementos que neutralizan las toxinas y destruyen los microbios de modo efectivo hasta de 0,001 micra de tamaño que entran en contacto con los potentes rayos que UVC.

Y si el lector toma analgésicos, podría comprobar lo siguiente: un reciente estudio hospitalario descubrió que los pacientes que permanecían en habitaciones más soleadas necesitaban menos analgésicos que los pacientes que estaban en habitaciones más oscuras. De hecho, consiguieron reducir un 21 % los gastos de farmacia.

4. Las personas de piel oscura, como los africanos, no reciben gran parte de los rayos solares y necesitan varias horas de sol al día para mantenerse sanos. Las personas de piel clara necesitan menos horas de sol (de 20 a 60 minutos al día) para beneficiarse de los rayos solares. Al ser criaturas terrestres, estamos concebidos para vivir en un entorno natural. Privarnos de Sol durante largos períodos de tiempo representa un importante factor de riesgo.

5. Las mujeres que utilizan diariamente productos de maquillaje sintéticos pueden llegar a absorber hasta dos kilos de productos químicos al año. Esos agentes químicos pasan directamente a la sangre y penetran en los tejidos blandos de los órganos. Los efectos secundarios van desde la irritación cutánea hasta el cáncer. El lnstituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo de Estados Unidos ha declarado que unos 900 agentes químicos utilizados en productos cosméticos son tóxicos. Una categoría de esos agentes químicos son los parabenos, conservantes que se han relacionado con el cáncer.

[divider]Leer la primera parte de Los secretos curativos del sol. Parte 1.

Continuar leyendo la cuarta parte de Los secretos curativos del sol. Parte 4.

[divider]Fuente: Libro “Los secretos eternos de la salud” de Andreas Moritz. Ediciones Obelisco. Capítulo 8 págs. 350 a 375.