Publicado el

VaxXed (Vacunados. Del encubrimiento a la catástrofe)

El documental asocia la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola, paperas) con el autismo y acusa al Centro para el control y la prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) de conocer y esconder deliberadamente los supuestos riesgos.

En 2013, el biólogo Dr. Brian Hooker recibió una llamada de un científico del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), quien dirigió en 2004 un estudio de la agencia sobre la vacuna Paperas Sarampión Rubéola (MMR por sus siglas en inglés) y su vínculo con el autismo.

El científico William Thompson confesó que los CDC habían omitido datos cruciales en su informe final que revelaban una relación causal entre la vacuna MMR y el autismo. Durante varios meses, el Dr. Hooker registra las llamadas telefónicas hechas a él por el Dr. Thompson que proporciona los datos confidenciales destruidos por sus colegas en el CDC.

El científico, Dr. William Thompson, confesó que el CDC omitió información crucial en su reporte final que revelaba una relación causal entre la vacuna MMR y el autismo. Después de varios meses, el Dr. Hooker graba las llamadas telefónicas entre él y el Dr. Thompson, quien provee la información confidencial destruída por sus colegas del CDC.

Durante varios meses, el Dr. Hooker registra las llamadas telefónicas hechas a él por el Dr. Thompson que proporciona los datos confidenciales destruidos por sus colegas en el CDC.

El Dr. Hooker recluta la ayuda del Dr. Andrew Wakefield, el gastroenterólogo británico acusado falsamente de iniciar un movimiento anti-vacunas cuando informó por primera vez en 1998 que la vacuna MMR podía causar autismo. En su esfuerzo continuo en defensa de la salud de los niños, Wakefield dirige su documental que examina las pruebas detrás de un terrible encubrimiento cometido por el organismo gubernamental encargado de proteger la salud de los ciudadanos estadounidenses.

Entrevistas con miembros de la industria farmacéutica, médicos, políticos y padres de niños perjudicados por las vacunas revelan un engaño alarmante que ha contribuido al incremento vertiginoso del autismo y potencialmente la epidemia más catastrófica de nuestra existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *