Publicado el

Las cosechas del futuro

La galardonada periodista de investigación, documentalista y directora de cine francesa Marie-Monique Robin, presentó su libro y documental “Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar el mundo”. La autora nos cuenta sobre su última obra “La mayor mentira de la industria es decir que no se puede alimentar el mundo sin el uso de pesticidas en la agricultura”, quien asegura que “hay alternativas y funcionan muy bien”, como la agroecología.

Las cosechas del futuro constituye el tercer documental de la trilogía dedicada al mundo de la alimentación, después de El mundo según Monsanto, 2008, y Nuestro veneno coltidiano, 2010. Marie Monique Robin se centra en los problemas derivados de alimentar a una población de 9 mil millones de habitantes, la esperada en 2050. Basándose en el testimonio de expertos y agricultores hace un balance del modelo agroindustrial: no sólo no alimenta al mundo, sino que contribuye al calentamiento global, al agotamiento de los suelos, de los recursos hídricos y la biodiversidad, y empuja a la marginación a millones de campesinos. Por el contrario, según explica, la agroecología puede ser más eficaz y convertirse en un modelo productivo sostenible. Su investigación muestra que se puede resolver el problema de la alimentación haciendo las cosas de otra manera, respetando los recursos y el medio ambiente, a condición de revisar radicalmente el sistema de distribución de alimentos y de devolver a los campesinos un papel protagonista en esta evolución.

El objetivo, según detalla, fue descubrir sobre el terreno el potencial de la agroecología para hacer disminuir el hambre y la pobreza. Robin, que ha visto casos prácticos de modelos agroecológicos en países de África, Asia, Europa y América- reconoce que al empezar el viaje “esperaba que la agroecología sí funcionara, pero no sabía hasta qué punto; y lo que descubrí fue increíble”.

Fuente: www.enredando.org.ar

Publicado el

Conferencia: Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas

Conferencia de Melanie Joy, psicóloga social y escritora, sobre el vegetarianismo, veganismo y carnismo. Melanie es autora del libro “Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas”, donde se expone cómo funciona el “carnismo”.

Publicado el

La comida que pisamos

En los bosques, jardines y al borde de los caminos, crecen plantas totalmente comestibles que nada tienen que envidiar a las lechugas, los tomates o cualquier otra verdura de las que acostumbramos a llevar a nuestro plato. Hay quién les llama malas hierbas, pero esto depende del punto de vista con el que se mire.

En este reportaje de Miquel Figueroa, el agricultor Josep Pàmies nos mostrará una serie de plantas comestibles que crecen alrededor de las tierras que él trabaja. Estas variedades son típicas de un lugar y un tiempo concretos, por lo que, si lo deseamos, cada cual deberá salir en busca de las especies que crecen donde vivimos.

Como dice Josep, este conocimiento puede servirnos en tiempos de crisis, ya que se trata de un regalo de la naturaleza que no nos cuesta ni un céntimo.

Fuente: Miquel Figueroa

Publicado el

La planta de canola es un invento

¿Sabías que no existe una planta llamada “Canola”? El aceite de Oliva proviene de las aceitunas, el aceite de semillas de uva proviene de las semillas de uva, el de cacahuate de los cacahuates y el de Canola proviene de… Semillas de Colza. ¿Qué hay de malo en esta imagen? Muchas compañías están vendiendo el aceite de “Canola” como una alternativa “saludable”, pero el aceite de Canola no es más que un aceite creado por el hombre hecho a base de semillas de Colaza modificadas genéticamente. El problema con el aceite de Colaza es que es tan tóxico que la FDA prohibió en 1956 para consumo humano.

Así es que los productores Canadienses “crearon” en los años 70´s una variedad nueva de semillas de Colaza con menor contenido del tóxico ácido erúcico y decidieron que necesitarían un nuevo nombre para este aceite. Lo llamaron aceite L.E.A.R. por sus siglas en inglés (Low Erucic Acid Rapeseed), pero fue cambiado por “Canola” por cuestiones de marketing, ninguna compañía quería que la asociaran con un producto de nombre “Rape” (violación), además era sabido que el aceite de Colaza era tóxico.

El término Canola fue formado usando “Canadian oil, low acid” para convencer a los consumidores de que era nuevo y mejor y que además es seguro para consumirlo. El aceite de semilla de Colaza fue prohibido para usarlo en alimentos probablemente porque ataca el corazón y causa lesiones degenerativas permanentes, es mejor usándolo como lubricante industrial, combustible, jabón y como una base sintética para el hule. La verdad es que las semillas de Colaza son las más tóxicas de todas las plantas de las que se extrae aceite. Ni los insectos se la comen, en serio, el aceite de Colaza es un insecticida muy efectivo y es el ingrediente principal en muchos pesticidas “orgánicos” (no químicos) que se aplican directamente a las plantas para matar bichos.

canolaEn 1985, el gobierno Canadiense pago presuntamente, la suma de $50 millones de dólares para posicionar el aceite de Canola en la lista de GRAS (Generalmente conocido como seguro, por sus siglas en inglés). El gobierno Canadiense subsidia a los productores y cosechadores de la semilla de Colaza (planta de la que extraen el aceite de canola). Estas plantas son baratas, fácil de cultivar y son repelentes a los insectos de forma natural, además, el aceite de canola es más barato y fácil de usar por las fábricas de comida procesada. Para nombrar una, casi todas las mantequillas de cacahuate lo usan para darle suavidad y que sea “untable”.

Estudios sobre el aceite de Canola hecho en ratas de laboratorio, indican muchos problemas como degeneración de corazón, riñones y glándulas tiroides. Cuando el aceite fue eliminado de las dietas de estas ratas de laboratorio, los depósitos de grasa desaparecieron pero las cicatrices causadas por esta degeneración, se quedaron en los tejidos de los órganos afectados. ¿Porque no se hicieron estudios en los humanos antes de ponerlo en la lista de Generalmente conocidos como seguros da la FDA?

El aceite de canola “deprime” el sistema inmunológico y le causa que se ponga “a dormir”. Es alto en glucósidos causan problemas de salud porque bloquean el funcionamiento de las enzimas y sus efectos son acumulativos, tomando años para que sean detectables. Un posible efecto secundario del uso prolongado de este aceite es la destrucción de la capa protectora de los nervios llamada vaina de mielina. Cuando esta capa protectora se acaba, nuestros nervios tienen cortocircuito causando movimientos erráticos e incontrolables.

Otro problema es que TODO el aceite de Canola ha sido modificado genéticamente. Por último, el aceite de canola es “Trans Fat” que ha demostrado estar ligada con el cáncer. La grasa “Trans Fat” incluyendo la hidrogenada o parcialmente hidrogenada, causa daños a las paredes de nuestras células e inhibe la correcta oxigenación causando que las células se tornen cancerosas. ¡Evita toda clase de aceite de canola!

Energy for Life te recomienda utilizar aceite de Oliva extraído en frío, el aceite de coco, maíz, girasol y todo aquel que provenga de plantas reales y no transgénicas.

Fuente: Semillas de Identidad Colombia

Publicado el

Cowspiracy: El Secreto de la Sostenibilidad

Las organizaciones ecologistas más importantes a nivel mundial están fracasando al encarar la fuerza destructiva más grande a la que se enfrenta hoy nuestro planeta. El documental sigue el estremecedor viaje, no exento de humor, de un esperanzado ecologista en su atrevida búsqueda de una auténtica solución para los problemas medioambientales más urgentes y del verdadero camino a la sostenibilidad.

Cowspiracy: The Sustainability Secret es un documental del 2014, producido y dirigido por Kip Andersen y Keegan Kuhr. El documental explora el impacto de la ganadería en el medio ambiente e investiga las políticas de diferentes organizaciones ambientales al respecto. Dentro de las organizaciones investigadas en el documental se encuentran Greenpeace, Sierra Club, Surfrider Foundation, and Rainforest Action Network.

El avance:

Se puede ver completo en Netfix

www.cowspiracy.com

Publicado el

¡Disfruten de la Comida!

Llenar nuestra mesa de comida tiene un importante coste medio ambiental. La deforestación de la selva para cultivar soja en Brasil o la destrucción de las tres cuartas partes de los manglares del mundo para construir criaderos de gambas plantean la reflexión de un consumo y producción responsable de los alimentos.

Fuentes: http://miradocumentales.com/5818/disfruten-de-la-comida
http://www.adirector.eu/films/enjoy-your-meal.html

Publicado el

Salvemos a los Humanos

(Columna escrita por Moby) Hace algunos años hablaba con Al Gore (así es, lo nombré). Le hice una pregunta muy simple y mordaz: “El sector de ganadería contribuye en un 18% a los gases que causan el cambio climático. ¿Por qué no mencionó esto en su libro o película?”.

Su respuesta fue desconcertantemente honesta. Y lo estoy parafraseando pero dijo algo como: “Para la mayoría de las personas, el rol de la ganadería en el cambio climático es una verdad demasiado incómoda”. Nos gustan los productos animales. Bueno, a ti te gustan. Yo he sido vegano por 28 años, así que siendo honesto, ni siquiera recuerdo a qué sabe la carne.

Pero colectivamente, como especie, parece gustarnos los productos animales. Muchísimo. Consideren lo siguiente: Cada año, en Estados Unidos se crían y matan alrededor de 10 billones de animales de ganado. Globalmente, estamos criando y asesinando 56 billones de animales de ganadería al año. Si suman correctamente, eso significa que estamos matando a 1.776 animales cada segundo de cada día para obtener comida. Y eso es sin contar los peces y otros mariscos. Pero a pesar de que soy vegano por razones éticas, no quiero escribir sobre las éticas de la ganadería. Quiero escribir sobre las formas en la cual la ganadería está matándonos y arruinando nuestro planeta.

bife

Lo sé. Esto suena como una hipérbole de un partido de izquierda. “¡Está matando a nuestro planeta!” Pero a veces una hipérbole no lo es realmente. A veces una hipérbole es simplemente una verdad tan clara como el día. Comenzaré por el cambio climático. La ONU emitió un conservativo informe en el cual reportaron que el sector ganadero causa alrededor del 18% de las actuales emisiones de gases de invernadero.

Para ponerlo en perspectiva: la ganadería es responsable de producir más gases de cambio climático que cada auto, bote, bus, camión, motocicleta y avión en el planeta. Combinados. Pero nos gustan los animales –o al menos criarlos y comerlos–. Por lo que aceptamos ese intercambio: productos animales por el cambio climático. El clima es complicado. Y el cambio climático es complicado. Pero el rol de la ganadería en el cambio climático no lo es.

¿Y qué sucede con la hambruna? Hay más de 7.000.000.000 personas en el planeta y muchos de ellos están muy, muy hambrientos. Articulo tras artículo y libro tras libro se hace la misma pregunta: “¿Cómo hará el planeta para alimentar a 7 u 8 o 9 o 10 billones de personas?” Las discusiones se vuelcan hacia los fertilizantes y organismos genéticamente modificados (OGMs) y a tierras cultivables. Pero aquí les presento una idea dolorosamente simple: dejemos de darle comida humana al ganado.

Se necesitan alrededor de 6 kilos de granos para hacer medio kilo de carne –el cual podría alimentar a un par de personas por un par de horas–. Haciendo la comparación, 5 kilos de granos usados para alimentar a humanos directamente puede alimentar a 13 personas por gran parte del día. Desde un punto de vista global no tenemos un problema de hambruna; tenemos un problema de ganado. Alimentar animales y luego comerlos es como calentar tu casa en invierno quemando madera en el patio.

ganaderia

Hablando de inviernos: hace algunos años, cansado de los fríos inviernos de Nueva York, me fui a vivir a California. El año pasado en Los Ángeles tuvimos cerca de 362 soleados y hermosos días. Había 26º en Navidad y no había una sola nube en el cielo. Lo cual es genial, solo que California y la mayoría del Oeste hoy viven una de las peores sequías registradas en la historia.

A los californianos se nos ha pedido tomar duchas más cortas y usar menos agua en nuestros jardines. Ambas son buenas ideas. Pero pongámoslo en perspectiva: una ducha larga usa cerca de 150 litros de agua. ¿Cuánto usa el crear una hamburguesa de 150 gramos? Unos 15.000 a 68.000 litros de agua.

Más del 90% del agua en California es usada en el área agropecuaria. Una parte de ella es muy responsable con el uso del agua. Por ejemplo, se necesitan cerca de 817 litros de agua para producir medio kilo de soya. Pero también hay una parte que ocupa el agua de una forma notoriamente intensiva –incluyendo la agricultura de arroz y algodón, pero especialmente el sector ganadero–. Cada kilo de pollo necesita de 1900 litros de agua, y el cerdo necesita 2.180 litros.

En lo personal, me gustaría hacer un trato con California. Tomaré duchas mucho más cortas si deja de subsidiar el uso del agua para la ganadería. Si simplemente pasara rápidamente por la ducha, no creo que usaría ni 18 litros de agua por ducha. Y luego de 132 duchas, habría usado la misma cantidad de agua que se necesita para hacer medio kilo de carne.

Entonces, ya hemos establecido que un estimado de 56.000.000.000 animales de ganadería en el planeta usan mucha agua y granos para crear mucho metano y dióxido de carbono. Pero esos billones de animales también producen desperdicios. Del tipo realmente asqueroso, no solo los gases de calentamiento climático invisibles.

vacas

Pongamos eso en perspectiva también: las amables personas de Filadelfia son responsables de aproximadamente 1.000.000 toneladas de orina y heces anualmente. Y tan solo una gran granja de cerdos produce cerca de 1.600.000 toneladas de orina y heces al año. Una gran granja de cerdos produce anualmente unas 600.000 toneladas más de orina y heces que la ciudad de Filadelfia.

Nuestros lagos y ríos se ensucian cada vez más con la proliferación de algas. Las aguas subterráneas están siendo contaminadas. Y el principal culpable es el ganado. Los 56 billones de animales de ganado que habitan el planeta producen toneladas y toneladas de heces y orina anualmente – tres veces más que lo que producen los humanos–.

Y en adición a la contaminación de nuestro suministro de agua, también está contaminando nuestros hogares. Una investigación de la Universidad de Arizona encontró más heces residuales y desperdicios en la cocina de un omnívoro promedio que en los basureros de sus baños. Esto debido principalmente a la carne que llevan a sus casas.

Los animales viven en sus propias heces y orina y cuando los matan y empaquetan, traen consigo sus heces y orina. A tu hogar. También traen pesticidas, antibióticos, hormonas de crecimiento, colesterol y grasas saturadas.

Con esto en mente: los estudios sugieren que si todos dejáramos de alimentarnos con animales y con productos derivados de animales mañana mismo, veríamos una caída significativa en los niveles de obesidad, enfermedades cardiacas, diabetes y algunos cánceres. No tenemos una epidemia sanitaria mundial; tenemos una epidemia de ganadería a nivel mundial. Una parte muy grande del presupuesto de salud del mundo occidental está dedicado a curar enfermedades que son consecuencias directas del consumo de productos animales.

Y no soplaré muy fuerte del cuerno con el que invoco a otros veganos, pero ellos tienen tasas considerablemente más bajas de obesidad, diabetes y algunos cánceres. Cuando le hablo a las personas del área ganadera y de comer carne, muchos me dicen: “Pero la carne es más económica”. Y lo es. Pero solo porque está fuertemente subsidiada por nuestros impuestos. En los Estados Unidos gastamos billones de dólares anuales en subsidios directos e indirectos a las industrias de carne y leche. Esos billones de dólares provienen de los impuestos que pagamos y están subsidiando a un producto que arruina al medioambiente y daña nuestra salud.

moby

Subsidiamos los granos con los que alimentan al ganado. Subsidiamos el agua que se usa para la producción ganadera. Nosotros, los que pagamos nuestros impuestos, subsidiamos al sector ganadero. ¿Y qué obtenemos a cambio? Gases de cambio climático. Y trillones de kilos de desperdicio animal que contamina nuestros lagos y ríos y reservas naturales. Obtenemos un producto que causa cáncer, diabetes, enfermedades cardiacas y obesidad.

Y, dejando lo mejor para el final, también terminamos con enfermedades zoonóticas. “Zoonótica” es una palabra divertida y que suena elegante. Suena como si se refiriera a una parte muy erudita de un zoológico, en la cual los animales leen libros y viven en botes. Pero las enfermedades zoonóticas no son ni divertidas ni elegantes. Puede que algunas de ellas te suenen conocidas: E.coli, Salmonella, Síndrome Respiratorio Agudo (SARS), Gripe Aviar, Ébola, e incluso algunas muy familiares como la viruela y el resfrío común. Las enfermedades zoonóticas vienen de los animales, y en muchos casos, de la ganadería.

Afortunadamente, hasta ahora hemos podido tratar la mayoría de las enfermedades zoonóticas con antibióticos. Pero el problema es el siguiente: los animales en las granjas ganaderas están tan enfermos y tan malas condiciones, que lo único que evita que mueran antes de ser llevadas al matadero son los antibióticos. Se les da cantidades obscenas de antibióticos mientras viven y ellos están luego en su leche, huevos y carne.

Cuando comes un animal, comes su grasa y músculos pero también todos los antibióticos que se le han dado a ese animal durante su vida. El doble golpe de las enfermedades zoonóticas es causado por la ganadería: los animales son la fuente de las enfermedades zoonóticas, pero también son la fuente de la resistencia a los antibióticos. Y por eso es que las enfermedades zoonóticas pueden matarnos, especialmente debido a que la ganadería ha creado super-bacterias que no responden a los antibióticos convencionales.

Ese es el entretenido mundo de la ganadería. Un resumen simple:

Ganadería:

Usa toneladas de granos que podrían usarse para alimentar a personas en forma directa. Usa toneladas de agua fresca que podría usarse para cultivar alimentos saludables. Produce toneladas de orina y heces que arruinan nuestros lagos, ríos y agua potable. Es responsable de aproximadamente el 18% de las emisiones de gases invernadero. Contribuye a la obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer. Causa enfermedades zoonóticas epidémicas. Contribuye a la creación de super-bacterias resistentes a los antibióticos. Y es fuertemente subsidiada por nuestros impuestos.

Como especie, nos vemos cara a cara con problemas complicados y que aparentemente no tienen solución. Y además nos enfrentamos a la ganadería. Así que en vez de enfocarnos en los problemas duros y que aparentemente no pueden ser solucionados (como el curar la calvicie) simplemente enfoquémonos en algo fácil y con un beneficio fenomenal: poner fin a la ganadería.

Todo lo que debemos hacer es dejar de subsidiarla y dejar de comprar productos animales. Simple. Y los gases de cambio climático se reducen en un 18%. La hambruna podría terminar. El agua fresca podría volverse limpia y más abundante. Podrían disminuir las muertes por cánceres y enfermedades cardiacas y diabetes y obesidad. Así como también las enfermedades zoonóticas.

Realmente es así de fácil. Hemos logrado superar cosas difíciles en el pasado. Hemos terminado con la esclavitud. Les hemos extendido a todos el derecho a voto. Hemos aprobado leyes que prohíben que los niños trabajen en fábricas. Avanzamos hacia una época en la que el fumar cigarros se verá como una memoria viciada y distante.

Podemos lograrlo. Tenemos que lograrlo. Nuestra dependencia en la ganadería es lo que, literalmente, nos está matando y arruinando el clima de nuestro planeta. Terminaré citando a Albert Einstein:

“Nada beneficiará tanto la salud humana e incrementará las posibilidades de supervivencia de la vida sobre la Tierra, como la evolución hacia una dieta vegetariana”. -Albert Einstein

Autor: Moby / Fuente: www.upsocl.com

Publicado el

Life food – Comida con vida (parte 2)

VerdeLlamaCompartimos la segunda parte del material de clases que entregaba Diego Castro en los cursos de comida viva en el año 2007 en su restaurant Verde Llama, el primer restaurant de comida orgánica vegetariana especializado en LifeFood de Buenos Aires.

Ver la primera parte de “Life food – Comida con vida”.

Proceso digestivo

[box border=”full”]Proteínas = Aminoácidos
Carbohidratos = Azúcares simples
Grasas = Acidos grasos[/box]

La digestión es el proceso mediante el cual el cuerpo metaboliza los nutrientes necesarios para realizar todas sus funciones vitales, ya sean los movimientos que nos permites desplazarnos, caminar, trabajar, así como también el simple acto de respirar. Si no hay óptima digestión, entran sustancias tóxicas a través de colon y se gasta la energía necesaria para sentirnos vitales y sanos.

Tres fases de la digestión:

1. Boca – Masticación – Saliva

La digestión empieza en la boca, de aquí la importancia de masticar muy bien los alimentos, revistiéndolos con enzimas salivares. Si salteamos este paso, es probable que el resto de la digestión no se produzca correctamente.
En esta fase, los carbohidratos son digeridos con la enzima amilasa.

El alimento pasa a la parte alta del estómago, donde aún no se da la una secreción de ácido gástrico. Hasta aquí la digestión depende casi exclusivamente de las enzimas que traigan los alimentos (crudos o germinados) – 30 a 60 minutos.

2. Gástrica – Estómago

La segunda fase se produce en la parte baja del estómago, donbde pasa de un medio alcalino a ácido; hay secreción de ácido clorhídrico, y de pepsina, enzima que digiere la proteína. 30 a 60 minutos.

3. Intestino delgado

Al llegar los alimentos al intestino delgado, el páncreas segrega enzimas digestivas que continúan el proceso. Por el duodeno entran tres enzimas para romper proteínas, una para grasas y una para carbohidratos; por el hígado cuatro enzimas que rompen carbohidratos, dos para proteínas y una para grasas; y en la vesícula se produce bilis. Los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado y entran en el flujo sanguíneo.

[unordered_list style=”bullet”]

  • Si comemos alimentos crudos o germinados, éstos aportan sus enzimas y conservamos las propias. Si comiéramos sólo alimentos cocidos, el páncreas agotaría todas las enzimas y con el tiempo se iría debilitando, produciendo un envejecimiento prematuro y un desbalance en todo el sistema glandular.
  • El metabolismo comprende tres pasos: la digestión (durante el día); asimilación (en la noche); excreción (por la mañana).
  • Masticar = energía obtenida.
  • Alimentos crudos y germinados = mejor digestión y más vitalidad.
  • Comer rápido = mala asimilación.
  • Beber mientras comemos = jugos gástricos diluidos.

[/unordered_list]

Enzimas

Las enzimas son quizás más importantes que ningún otro alimento activo por su importante función en la digestón y la salud.

Desde el momento de la concepción, las enzimas hacen posible la vida por sus acciones y mediante la construcción y reparación de las células del cuerpo y del cerebro.

[box border=”full”]

Algunas de las enzimas más importantes:

Citocrono oxidasa: antioxidante necesario para la respiración celular.
Lipasa: descompone la grasa.
Proteasa: digiere la proteína.
Amilasa: facilita la digestión del almidón.
Catalasa: cataliza la descomposición del peróxido de hidrógeno en la sangre y en los tejidos.
Peroxidasa: actúa de una forma similar a la catalasa a nivel celular.
Transidrogenasa: ayuda a mantener el tono de los músculos del corazón.
Superopxidodimutasa: previene el envejecimiento.
Pepsina: ayuda a digerir la proteína y convertirla en aminoácidos.

[/box]

En una persona saludable las enzimas son fabricadas por el propio cuerpo. Estas realizan todo el trabajo del cuerpo, son las responsables de combatir infecciónes, digerir alimentos, reconstruir el cuerpo.

Se cree que el envejecimiento ocurre porque el cuerpo pierde la habilidad de sintetizar nuevas enzimas, y que las enfermedades pueden relacionarse con enzimas faltantes. Pueblos reconocidos por su longevidad como los Hunzas o en Georgia, Rusia, se sabe que incluyen en sus dietas fermentos naturales.

Las enzimas son las catalizadoras que ayudan a que otras sustancias en el cuerpo se combinen o partan. Participan de la digestión y de cualquier otro aacto metabólico del cuerpo. Son provistas por dos vías: producidas por nuestro propio organismo y almacenadas (endógenas) o de los alimentos crudos y vivos (exógenas); para una vida más saludable y larga, necesitamos conservar las enzimas de nuestro cuerpopara que reparen y reconstruyan los tejidos y no ser malgastadas en la digestión. Al cocinar, procesar o refinar los alimentos, destruímos las enzimas, por lo que el cuerpo necesitará hacer uso de las endógenas hasta ir agotando poco a poco su existencia y paralelamente la vitalidad de su organismo.

Equilibrio entre acidéz y alcalinidad

Por lo menos un 80% de los alimentos que ingerimos debieran ser alcalinos y el otro 20% ácidos. Algunos elementos alcalinos son por ejemplo en calcio, el potasio, sodio, magnesio, hierro, que son transformados en sales en el cuerpo; y los ácidos, el fósforo, sulfuro, cloro, yodo que se transforman en ácidos fuertes.

La sangre humana debe ser ligeramente alcalina, por lo que es necesario ingerir gran cantidad de este tipo de alimento, ya que el organismo está constantemente produciendo componentes ácidos a costa de sus funciones normales. Las células de nuestro cuerpo son sumamente sensibles a la acidéz. Los riñones producen componentes alcalinos que ayudan a neutralizar el medio, mientras que filtran los compuestos ácidos producidos por la digestión de proteínas; el comer mucha proteína significa mucho trabajo para los riñones.

Los pulmones también ayudan en la alcalinización, removiendo el dióxido de carbono del cuerpo; la respiración profunda, el descanso, buenos pensamientos, la relajación, así como el aire fresco y la ejercitación ayudan a mantener el balance de PH corporal.

[twocol_one]

Alimentos alcalinos

[unordered_list style=”bullet”]

  • La mayoría de los vegetales y frutas crudas
  • Olivas deshidratadas
  • Paltas
  • Brotes en general (semillas, legumbres, granos)
  • Frutas secas activadas o germinadas
  • Té de hierbas
  • Algas y vegetales marinos
  • Coco fresco y jóven

[/unordered_list]

[/twocol_one] [twocol_one_last]

Alimentos ácidos

[unordered_list style=”bullet”]

  • Carnes
  • Huevos
  • Leche procesada y pasteurizada
  • Queso y helados comerciales
  • Preservativos y aditivos
  • Azúcar blanca
  • Coco seco
  • Dulces y chocolate
  • Gaseosas y bebidas alcohólicas
  • Café, mate, té negro
  • Alimentos rancios
  • Drogas y tabaco
  • Frutas inmaduras
  • Aderezos y vinagres comerciales

[/unordered_list]

[/twocol_one_last]

Desintoxicación

Una dieta vegetariana, en especial de alimentos crudos, produce una desintoxicación potente.

Una transición corta de una dieta centrada en el consumo de carne hacia una vegetariana puede generar reacciones o crisis de salud; en necesario un cambio paulatino.

En la medicina tradicional china hay ciertas creencias sobre el vegetarianismo, en especial sobre la alimentación viva, de que pueden crear “soleen yang deficiency”, relacionados con baja resistencia, problemas digestivos, exceso de agua, mocos, edemas, frío interno, sistema inmunológico débil, palidéz, desequilibrios cíclicos y una pobre salud general.

La medicina ayurvédica tampoco comparte algunos postulados del estilo de alimentación Life Food.

Posiblemente estas creencias se deban a pruebas hechas a personas en pleno proceso de desintoxicacióncuando pueden producir reacciones adversas, típico al cambiar de alimentación o en ayunos. Pero lo que realmente está aconteciendoes que la fuerza vital está curando en profundos niveles internos, que se reconocerán al finalizar el cambio o ayuno.

Datos nutricionales

[unordered_list style=”bullet”]

  • La espinaca cruda, el repollo los morrones y el brócoli con una dieta balanceada, tienen mucho más hierro que la carne.
  • La fruta aporta vitamina C que mejora la asimilación del hierro.
  • Los lácteos disminuyen la absorción del hierro la vitalidad.
  • Según la OMS un adulto necesita de 25 a 35 gramos de proteína, a diferencia de lo que plantean las industrias lecheras y cárnicas sobre 250gr.
  • Los nutrientes en los brotes se incrementan entre un 50 y un 400%.
  • El consumo de alimentos cocidos o procesados nubla el conocimiento instintivo acerca de qué y cuánto comer, y esto conlleva a gran parte de las enfermedades relacionadas con la alimentación.

[/unordered_list]

La vitamina B12

Es una vitamina polémica entre los vegetarianos y más aún entre los veganos porque su deficiencia, puede causar degeneraciones nerviosas e incluso la muerte.

Los doctores Inwerman, Ellis, Motegriffo y Sanders (1978) no encontraron deficiencias de B12 en varios estudios a veganos, en sus estudios, a una parte se le suministraron suplementos de B12 y al grupo de control no, el estudio final dio como resultado 421 pico gramos a quienes se les había dado suplementos y 253pgrs/m en veganos sin suplementos. La OMS (1968) ha indicado como deficiencia de B12 menos de 80pgrs/m; hoy en día, los laboratorios pr¡vados indican 115pgrs/m.

Fisiología de la B12

Se consigue sólo a partir de la producción bacteriana. No viene ni de las plantas ni de los animales. Todos los indicios de B12 encontrados en plantas o animales son de las bacterias que crecen en ellos. Los animales son una “mejor” fuente de B12 porque en ellos crecen más bacterias.

Existe a su vez una B12 análoga producida por bacterias, que es similar en su estructura química, pero no es utilizable por el metabolismo humano.

[box border=”full”]

El Dr. Herbert, experto en B12, estima que entre 1 a 10 microgramos de B12 son segregados en la bilis, siendo la necesidad diaria de 0.5 microgramos por día.

[unordered_list style=”bullet”]

  • El calor destruye entre el 24 y 69% de la B12.
  • Algas como kelp, wakame, nori, tienen suficiente B12.
  • La deficiencia de B12 puede ser causada por una pobre absorción, ingesta insuficiente, stress físico o mental.
  • Exceso de proteína incrementa la necesidad de B12.

[/unordered_list]

[/box]

Antioxidantes

Es necesaria la ingesta diaria de alimentos antioxidantes para que las células no se dañen, envejezcan y oxiden. Los antioxidantes más importantes son la vitamina E, la vitamina C, provitamina A (betacaroteno) y un mineral llamado selenio. Los alimentos más conocidos por su capacidad antioxidante son los cítricos, las frutas de color rojizo, amarillo y los vegetales de color verde.

 

Publicado el

Life food – Comida con vida (parte 1)

Comida viva - Life foodHaciendo orden en nuestra biblioteca encontramos el material de clases que entregaba Diego Castro en los cursos de comida viva, por el año 2007, en su restaurant Verde Llama, el primer restaurant de comida orgánica vegetariana especializado en LifeFood de Buenos Aires. Diego es el pionero de la alimentación viva en Argentina y actualmente continúa su trabajo como Chef, difundiendo, enseñando y generando diversos proyectos relacionados con la comida viva. Le agradecemos que nos permita difundir este material tan valioso que publicaremos en dos partes. A continuación la primera:

El material es una recopilación de los siguientes autores, investigadores, científicos y médicos que se han dedicado a estudiar el tema:

  • The Life Food Recipe Book. PH D. David Jubb
  • Rainbow Green Live-Food Cuisine. Gabriel Cousens, M.D
  • Dining un the Raw. Rita Romano
  • La Dieta más Natural. Susanna y Leslie Kenton
  • Restaure su Salud. Ann Wigmore
  • La dieta de Matusalén. Patricio Uribe
  • Living Ciusine. Renée Loux Underkoffler
  • The Sunfood Diet Book. David Wolfe
  • The Wheat Grass Book. Ann Wigmore
  • Conscious Eating. Gabriel Cousens, M.D
  • Rawsome! Brigite Mars

Life food: Alimentos vegetarianos, orgánicos, con vida.

Life Food, significa literalmente “Comida Viva” o “Comida con Vida”, pero también en una segunda interpretación refiere al alimento con capacidad de impartir vida, de transmitir su “Fuerza de Vida”. La Fuerza de Vida es un aspecto elusivo del alimento a menudo relacionado con la bioelectricidad presente en los organismos vivos (visible a través de la fotografía Kirlean). Los alimentos crudos contienen electrones libres que potencian la amplitud eléctrica y vitalidad de nuestro propio organismo. Esto unido a su mejor digestibilidad (los alimentos vivos se digierern fácilmente, entre 24 a 36 h., contra las 48 a 100 horas requeridas para digerir alimentos cocidos) resulta en un increíble efecto energizante en el cuerpo y el espíritu, y la necesidad de dormir menos horas para sentirse plenamente renovado.

Además los alimentos vivos poseen un sabor vibrante en sí mismos, y los platos preparados con ellos son absolutamente deliciosos, a menudo con muchos menos aditivos (sal, aceite, especias, endulzantes…) de lo que requeriría una receta original.

Como corriente de alimentación deriva del llamado movimiento “Raw food” (Crudivorismo), pero pone el énfasis no solamente en que el alimento esté crudo sino también vivo. No todo lo crudo está vivo ni todo lo vivo está crudo. Un ejemplo de ello pueden ser las semillas: una almendra, una semilla de girasol o zapallo pueden consumirse crudas, pero a travéz del remojo en agua despiertan a la vida y eventualmente brotan. La vida que estaba en un estado latente da lugar a toda una serie de procesos vitales en los que se multiplican su potencial nutricional y se vuelven más digeribles. Otro ejemplo puede ser el miso, que parte de soja y arroz cocidos pero a los que la fermentación imparte vida.

De lo que se trata entonces es de comprender y favorecer los procesos de vida que se dan en la naturaleza, y utilizar los alimentos en el momento en que mayor “fuerza de vida” y nutrición pueden proveernos. Por ejemplo en el caso de los brotes se aconseja consumirlos cuando la incipiente raíz tiene el mismo largo que la semilla, en el pasto de trigo (Wheatgrass) al séptimo día de plantado en tierra, y las frutas y verduras, orgánicas, frescas y de estación, es cuando más cerca se encuentran de su fuente original de energía: el sol. (Los vegetales almacenan la energía del sol, en todo el espectro de radiaciones que emite, en estructuras químicas, formas codificadas-estructuradas de radiación lumínica. Es así, por ejemplo, que se relaciona a la producción de vitamina A con la influencia del espectro infrarrojo del sol, al grupo vitamínico B con los rayos ultravioletas, y a la vitamina C con lo que llamamos “luz”, el espectro visible de los rayos solares, y de hecho, la mejor vitamina D que podemos recibir es la que obtenemos a través de nuestra propia piel en contacto con los rayos del sol).

Por todo esto, los ingredientes principales de este tipo de alimentación son las frutas y verduras frescas de estación, las semillas activadas, los fermentos y los brotes.

Una de las impulsoras más fervientes de este estilo de vida, la Dra. Ann Wigmore (a quien agradecemos su inspiración junto al Dr. David Jubb), ha encarnado ella misma el ejemplo de que una dieta de alimentos vivos, sin cocción, pueden proveer al cuerpo de todo lo necesario para una salud óptima, armonía y vitalidad. Además de establecer las condiciones para que el cuerpo se cure a sí mismo  de toda enfermedad. Como del cáncer que se curó a sí misma a través de una dieta de alimentos vivos alta en enzimas.
Ella afirmaba enfáticamente que sólo existe una única enfermedad, la malnutrición manifestándose a sí misma a través de diversas formas. Y que la nutrición más elevada y científicamente superior es aquella que proviene de la naturaleza (Dios).

Vegetarianismo: El término vegetariano fue acuñado en 1842 en Inglaterra. La palabra “vegetariano” no surgió de “vegetal”, a pesar de su común etimología: “vegetal”, viene del latín “vegetablis”, que significa “que tiene el poder de crcer” y “vegetare”, que significa “crecer”. Por su parte, “vegetariano” deriva de la palabra latina “vegetus“, que significa “Completo, fresco, lleno de vida“, tal como se utilizaba en el antiguo término latino “homo vegetus”, aplicado a una persona vigorosa física y mentalmente.

Orgánico: La filosofía orgánica implica la obtención de alimentos sin modificaciones genéticas, producidos sin aditivos sintéticos, agroquímicos ni conservantes. Este sistema de producción crea, recupera y preserva los agro-ecosistemas y la bio diversidad, en pos de proteger la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras (incluyendo no sólo alconsumidor, sino también a los productores).

La alimentación orgánica es sana, segura, equilibrada, mantiene intacto el sabor original de los alimentos y es socialmente justa y responsable.

Vida: Capacidad de los seres vivos para desarrollarse, reproducirse, mantenerse en un ambiente y evolucionar.

Historia de la comida viva

La historia de la comida viva remonta a mucho tiempo antes de lo que la mayoría imagina. Hay relatos de Herodus, el padre de la historia, que los antiguos griegos han vivido un promedio de 200 años; se alimentaban principalmente de frutas, vegetales, frutas secas y semillas. Otro grupo de longevos conocido también por el uso de alimentos vivos fueron los esenios; de acuerdo con su biografía, Pitágoras estudió con ellos en el monte Carmel en el 500-600 A.C., aprendió sobre los alimentos vivos y luego llevó sus conocimientos de vuelta a Grecia, más tarde éstos fueron pasados a Platón y a Sócrates.

En América hay datos sobre el conocimiento de la alimentación viva de 1820 con los Mormones que consideraban que ayudaba a la sensibilidad y crecimiento espiritual. Ya en 1897, el Dr. Max Bircher-Benner descubrió los ecritos de Pitágoras sobre las virtudes de la comida viva y comenzó a utilizar esta información en su clínica. Él decía “(…) estamos presionados por un sobrepeso de enfermedades incurables que cargamos a nuestras vidas como una nube oscura. Es un peso que ya no va a desaparecer hasta que el hombre sea consciente de las leyes naturales de la vida”.

A comienzos del siglo veite, otro gran físico, Max Gerson, conoció el poder de la curación de la comida viva, primero curando su propia migraña y luego curando el lupus, considerado incurable hasta ese momento. A partir de aquí lo aplicó a todo tipo de enfermedades y desórdenes mentales. Así pudo comprobar que este tipo de alimentación es más que la específica cura de ciertas enfermedades ya reconstruye la capacidad del organismo de regenarse a sí mismo.

El Dr. Szekely, en México entre los años 1937 y 1970  trataba a pacientes con diagnósticos de “incurables” con un 90% de éxito usando alimentos crudos. Szekely categorizaba los alimentos según el efecto energético: primero los alimentos biogénicos, que son los que más vitalidad pueden dar al organismo y son aquellos que engendran vida en germinación. Los alimentos biogénicos están recién cosechados, ricos en enzumas y tienen la capacidad de revitalizar y regenerar el organismo humano. A la segunda categoría de alimentos los llamó bioactivos, que están llenos de vida pero ésta vida no está en crecimiento sino que en un proceso gradual de decaimiento; éstos tienen algo menos de enzimas que los alimentos del grupo anterior y menos vitalidad pero siguen siendo sumamente benéficos. El tercer grupo es el grupo de los alimentos llamados biostáticos, que incluye alimentos frescos y naturales que han sido cocinados; éstos tienen la capacidad para sostenerla vida a corto plazopero a la larga desgastan al organismo y requieren que la persona invierta más energía. la cuarta categoría es la de los alimentos bio cídicos, integrado por alimentos que van degenerandola vida del organismo por estar cocinados y procesados, y contener sustancias químicas como aditivos, colorantes y preservativos que atentan contra la vida de cada una de nuestras células.

El profesor Hans Eppinger, en Viena notó que una alimentación cruda eleva el potencial microeléctrico en todo el cuerpo; incrementa la capacidad selectiva de las células, promoviendo el potencial eléctico entre los tejidos y los capilares celulares. Notó que el consumo de alimentos crudos mejora la excreción de toxinas intra y extra-celular, así como la absorción  de nutrientes. La foto Kirlian validó nuestro entendimiento de los efectos bioeléctricos de los alimentos.

La gente ha estado comiento alimentos vivos por cientos de años: quienes continúan con esta tradición parecen haber extendido sus lapsos de vida, tener mejor calidad de salud, abundante vitalidad y significativamente menos enfermedades crónicas. Al ir más profundo en la física, entendemos que la comida viva tiene el grado más alto de nutrientes, vitaminas, minerales, energía bioeléctrica, mayor cantidad de agua biológicamente activa, electrones  (pi) y la más alta cantidad de sutiles campos energéticos.

[divider]

Ver la segunda parte de “Life food – Comida con vida”.

Publicado el

La historia del agua embotellada

La historia del agua embotellada, lanzado el 22 de marzo de 2010 (Día Mundial del Agua) por el proyecto “The Story of Stuff” (La historia de las cosas), nos cuenta la historia de la demanda de manufacturados –cómo se consigue que los estadounidenses compren más de quinientos millones de botellas de agua cada semana cuando ya el agua fluye gratuitamente de la canilla. Durante cinco minutos, la película explora los ataques de la industria del agua embotellada contra el agua del grifo y el usa la publicidad seductora con orientación ambientalista para cubrir las montañas de residuos plásticos que produce. La película concluye con un llamado a los espectadores a hacer un compromiso personal para evitar el agua embotellada y apoyar la inversión pública en el agua del grifo limpia y disponible para todos.

http://youtu.be/QqYeeTAuTfU

Publicado el

Fed Up

Fed Up

Fed Up descubre un sucio secreto de la industria alimentaria estadounidense, muchos más de nosotros de lo que nadie se podría imaginar enferma por lo que comemos. La cineasta Stephanie Soechtig y la periodista de televisión Katie Couric nos llevan a través de esta potente exposición a descubrir por qué, a pesar de la atención mediática, la fascinación del público con la apariencia, y las políticas del gobierno para combatir la obesidad en los niños estadounidenses, estos niños ahora tienen una esperanza de vida más corta que la de sus padres.
FED UP, pone en evidencia lo que las empresas buscan como fin último y esto es, el beneficio económico.

Documental disponible en Netflix.

fedupmovie.com